Reseña y explicación de “I’m Thinking of Ending Things” (“Estoy pensando en dejarlo”, “Pienso en el final”): ¿Qué significa el final de la película?

“I’m Thinking of Ending Things”, es una producción de Netflix titulada como “Estoy pensando en dejarlo” en España y “Pienso en el final” en Latinoamérica. Es un thriller de suspenso existencial escrito, dirigido y producido por Charlie Kaufman. El film está basado en la novela homónima de Iain Reid publicada en 2016 y es protagonizada por Jesse Plemons, Jessie Buckley, Toni Collette y David Thewlis. A continuación mis impresiones de la película y mi interpretación del significado de su final tan subjetivo.

“I’m Thinking of Ending Things” se estrenó en un número limitado de cines en los Estados Unidos el 28 de agosto y posteriormente, se estrenó a nivel mundial el 4 de septiembre en la plataforma Netflix.

Seguir la historia que nos relata “I’m Thinking of Ending Things” es como intentar seguir el hilo a un sueño. Estamos sumergidos en un mundo en donde podemos ver a nuestro padre anciano o podemos verlo más joven, pero no importa, no cuestionamos la incongruencia de su edad en ese momento o la realidad de su mera existencia, si ha muerto o no, sencillamente sabemos que está allí e interactuamos con él con total normalidad, mientras no sepamos que estamos soñando. Así es el ambiente narrativo de la cinta.

Charlie Kaufman nos obliga a prestar más atención a cada escena para que profundicemos más en cada detalle que vemos y cada pieza de diálogo entre los personajes, retomando la antigua relación de aspecto 4:3 para la película. Una proporción en la pantalla, que adicionalmente, nos hace conectarnos con nuestro pasado y nos lleva a tener más a flor de piel una sensación de nostalgia en todo momento.

Lucy, Lucía, Louisa, Amy, o Ames, son los nombres con los que Jake (Jesse Plemons) se refiere a su novia coprotagonista (Jessie Buckley), ella no tiene un nombre definitivo, porque en realidad es un personaje producto de la imaginación de Jake. Una novia imaginaria que llevó en un viaje imaginario a un encuentro con sus padres, a los que siempre culpó por su desdicha y sus pocos “logros” en la vida.

Podemos evidenciar que “Lucy” es una creación de la mente de Jake, cuando entre las fotografías de la casa de la familia podemos ver a “Lucy”, y Jake le dice que en esa fotografía aparece él… Esto es porque ella después de todo también es una identidad de Jake, así como todos los personajes de un sueño somos nosotros mismos, personas recreadas por nuestra mente, por las ideas que pesamos, conocemos y asumimos de esos personajes.

En la visita, podemos ser testigo del rencor que Jake le guardaba en cierta medida a su madre (Toni Collette) y su padre (David Thewlis), a través de las múltiples representaciones de sus padres a distintas edades, incluso mostrando el recuerdo traumático de la muerte de su madre.

Durante toda la cinta, Jake se cuestiona a sí mismo a través del pensamiento obsesivo de “Lucy” en el final de las cosas. Se evidencia su depresión, su inseguridad y baja autoestima con la que maduró y que lo llegó a convertir en un hombre adulto introvertido, una persona tímida a la que le costaba establecer conexiones con los demás. Incluso “Lucy” pensaba dejarle.

Jake es un hombre que no deja de pensar en el final. Un hombre obsesionado con la muerte y el final de cada cosa.

Toda su interacción con “Lucy” nos muestra un análisis introspectivo del personaje y de su concepto de lo que reconoce como una relación de pareja. La forma en la que experimentó el amor y el desamor en su vida, a través de una relación ficticia, que no se sabe cuándo comenzó, cuánto duró o si tan sólo llegó a ocurrir más allá de en su cabeza.

Explicación del final de I’m Thinking of Ending Things (“Estoy pensando en dejarlo”, “Pienso en el final”)

Al final Jake se desnuda y se entrega a su muerte y a sus demonios, en una analogía con el cerdo al que los gusanos se estaban comiendo vivo. Pero no sin antes tener un último viaje, en el que Jake logra recibir el reconocimiento de todas las personas que se cruzaron en su vida y/o en su mente, quienes maduraron y envejecieron con y dentro de él.

Jake termina siendo alabado en un auditorio no por sus estudios o su profesión, sino por todo lo que logró descubrir en su vida únicamente a través del amor, la introspección, la depresión, la ansiedad y la locura. Todas las personas en ese auditorio le convirtieron en quién fue él.

Pienso en el final… así tal cual suena el título, es un sublime viaje de terror existencial a un inevitable encuentro psicótico con nosotros mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.