Reseña de Aquaman: La mejor película de DC

Lo primero que te viene a la mente mientras estás viendo “Aquaman” en la sala de cine es: ¡DC está corrigiendo sus errores del pasado! No puedes evitar sentir que estás viendo en cada escena una consideración que se le ha hecho antes en películas como “Batman vs Superman” o “Liga de la Justicia”. La película de Aquaman está más a la altura del nivel que lograron con “Mujer Maravilla”, pero con una producción superior y un cuidado a la trama con un toque de suspenso en las escenas de acción y peligro que sólo el director James Wan pudo haber logrado.

En pocas palabras, “Aquaman” es la mejor película que han logrado Warner Bros. Pictures y DC Films para el Universo Extendido de DC. Incluso, me atrevería a decir que es, a la fecha, la mejor película enfocada en un solo superhéroe de la última década, seguida muy de cerca por “Mujer Maravilla”.

A nivel de producción, se nota la calidad detalle que le invirtieron a la Atlántida. La película logra recrear un mundo acuático como el que nunca hemos visto en la pantalla grande, con un gran colorido que se justifica por el poder de visión de Aquaman y los atlantes, capaces de ver en la profundidad del océano a pesar de la oscuridad y soportar la presión y el frío extremo.

El elenco estuvo impecable. Jason Momoa está en su mejor momento como Aquaman, muy metido en el personaje y mucho más suelto en comparación a su participación en la Liga de la Justicia.

El antagonista no se ve disminuido ante la actuación de Momoa, el trabajo de Patrick Wilson se hace sentir, entregándonos uno de los villanos más convincentes del Universo Extendido de DC y posiblemente el que posee la motivación más convincente. Ocean Master o King Orm, es sin duda un enemigo temible y de presencia imponente.

Debo hacer una pausa para resaltar la interpretación de Amber Heard como la princesa Mera. Heard logra construir un personaje femenino con un gran ímpetu pero sin perder ni una pizca de elegancia y belleza. Su personaje se siento como si estuviésemos viendo una versión badass de Ariel (mejor conocida como “La Sirenita”), Mera es una guerrera habilidosa, pero también una mujer atlante inocente y hermosa, en mi opinión, el personaje mejor logrado de la película.

Ahora, si hablamos de coreografías de acción, el protagonismo se lo llevan todas las escenas en las que participa Black Manta, interpretado por Yahya Abdul-Mateen II. Desde el comienzo de la película comprendemos de dónde nace el odio que el pirata Manta siente hacia Aquaman, y que su único objetivo es aniquilarlo en venganza de su padre, que indirectamente murió por decisión del Rey de los Siete Mares al no rescatarlo del submarino que se hundía luego de que su grupo pirata lo invadiera sin éxito. Aquaman entiende más tarde que pudo haber frustrado el ataque de estos piratas sin necesidad de haber dejado morir al padre de Manta. Una decisión que le hizo ganar un enemigo que subestimó y que puso en peligro a su interés amoroso más tarde, Mera

De resto tenemos unas excelentes participaciones de Willem Dafoe como Vulko, Nicole Kidman como Atlanna (madre de Arthur Curry) y Dolph Lundgren como el Rey Nereus (padre de Mera).

El único personaje que no sentí muy convincente fue el de Temuera Morrison como Tom Curry (padre de Aquaman). Si bien es cierto que no tiene mucho tiempo en escena, hay unas cuantas acciones de peligro y otras que deberían haber estado más cargadas de sentimiento en las que el actor en mi opinión no logró proyectar lo necesario.

El director James Wan ha demostrado con Aquaman que no sólo puede crear buenas películas de terror, sino también excelentes aventuras de superhéroes. En Aquaman se siente el estilo de terror y suspenso característico de Wan más que todo en escenas como la batalla contra las criaturas de la Fosa, sin embargo, en toda la fotografía de la película se puede apreciar el apasionado trabajo del director.

En conclusión, Aquaman es la mejor película del Universo Extendido de DC hasta la fecha y en mi opinión, la mejor película de un solo superhéroe que se ha hecho en la última década. Tiene acción, comedia, drama, suspenso y ese toque especial que la hace sentir como una odisea griega con toda la atmósfera de la mitología de la Atlántida.

Estoy seguro que veremos mucho más de Jason Momoa encarnando a Aquaman en una merecida secuela del superhéroe. Esperemos que Warner Bros.Pictures y DC Films también pongan en marcha sus planes para crear una segunda entrega de la Liga de la Justicia en la que le den más protagonismo al Rey de los Siete Mares.