Reseña de Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald

Warner Bros. Pictures ya ha estrenado la secuela “Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald”, una película dirigida por David Yates con un guión escrito por la misma J.K. Rowling, creadora del úniverso mágico de Harry Potter. A continuación, mis comentarios acerca de esta esperada entrega (advertencia de spoilers).

Yendo directo al grano, debo decirles que mi apreciación es que esta secuela está más enfocada en entregar referencias al mundo de Harry Potter a los fanáticos en comparación a la primera. Este estilo de película, súmamente influenciada por el fan service suelen ser difíciles de digerir por un público casual. En el caso de Los Crímenes de Grindelwald, todas las personas que no manejan tanto conocimiento y detalle de las obras del mundo mágico creado por J.K. Rowling se sentirán perdidos en una trama que avanza lentamente.

La realidad es que el film está muy bien estructurado, pero el guión puede parecer algo lento en desarrollar la trama, ya que recurre múltiples veces a la narrativa de recuerdos y diálogos extensos y excesivamente explicativos.

Rowling es una excelente escritora, pero puede que se encuentre con cierta dificultades para adaptar sus obras a la gran pantalla con un guión más dinámico. Esperemos que para las próximas tres películas que se esperan de la saga de Animales Fantásticos la autora pueda afinar este aspecto.

De resto se siente agradable ver de nuevo a Newt Scamander interpretado por Eddie Redmayne, el personaje a pesar de conservar su personalidad introvertida, se siente más desenvuelto cuando se rodea de las amistades que hizo en la primera entrega, como Queenie Goldstein y Jacob Kowalski interpretados por Alison Sudol y Dan Fogler respectivamente.

Nuevos y viejos animales fantásticos también se adueñan del protagonismos de ciertas escenas que le dan el toque mágico al film para hacerlo sentir como una secuela de “Animales Fantásticos y dónde encontrarlos”.

El regreso de Jacob no se siente realmente justificado en la trama. Se siente como si el personaje fue forzado a aparecer en la secuela porque gustó mucho en la primera película. Sin embargo, no se hace sentir ni tiene escenas relevantes. Queenie por su parte no se siente tan fuera de lugar ya que no aparece demasiado en escena, pero sí lo suficiente para darle un giro a su personaje cuando se une a los seguidores de Grindelwald.

En cuanto a Nagini interpretada por Claudia Kim, no vemos mucho más que lo que nos habían mostrado en los avances. Ella es una Maledictus, una mujer con una maldición de sangre que lentamente la transforma en un animal. Puede que el personaje sea mejor aprovechado en las próximas entregas, ya que en un futuro sabemos que se convertirá en la serpiente mascota y el Horrocruxe final de Voldemort.

Johnny Depp hizo un gran trabajo como Grindelwald, un villano poderoso que tiene un gran porte y estilo. Rowling está construyendo el personaje ladrillo a ladrillo para demostrar su crecimiento como villano en las siguientes películas. Las motivaciones de Grindelwald son bastante convincentes, aunque llevarlo a predecir las guerras futuras de la humanidad quizá ya fue demasiado para justificar sus argumentos, eso en mi opinión no era necesario.

El personaje de Credence Barebone interpretado por Ezra Miller no llega a tener un crecimiento real en la trama, a pesar que Grindelwald al final le revela que él es Aurelius Dumbledore (el hermano perdido de Albus Dumbledore interpretado impecablemente por Jude Law), no se siente que el personaje haya obtenido relevancia por mérito propio, sino porque el guión lo protege y le coloca en una posición de poder.

En conclusión, esta película es mucho más disfrutable para los fanáticos fieles a las obras literarias de J.K. Rowling, aunque sigue siendo entretenida y relevante de ver para conocer las bases del desarrollo de las historias por venir. Por otra parte, quedé con ganas de haber visto más de “Los Crímenes de Grindelwald” literalmente, porque a pesar de lo que nos sugiere el título, no nos muestran mucha acción del villano principal. Esperemos que la tercera entrega de la saga corrija el ritmo de esta mágica historia.