Técnicas de negociación utilizadas en situaciones con rehenes pueden ayudarte a tratar con tu pareja

negociacion-de-crisis-rehenes

El Modelo de Escalera de Cambio de Comportamiento (Behavioral Change Stairway Model), fue desarrollado por el FBI, específicamente por la unidad de negociación de rehenes. Básicamente el modelo cuenta con 5 pasos para lograr que otros vean tu punto de vista y cambien lo que están haciendo. Algo que no sólo en situaciones de rehenes puede sernos útil, también en casa con tu pareja para negociar cualquier crisis o conflicto.

Modelo-de-Escalera-de-Cambio-de-Comportamiento

Los 5 pasos del Modelo de Escalera de Cambio de Comportamiento:

  1. Escucha activamente: escucha y comprende la psicología de su lado y hazle saber que estás escuchando con toda atención.
  2. Empatía: comprende su situación, su problema y cómo se siente al respecto. Frases de etiquetado emocional general empatía, como: “Suenas muy herida(o), no me parece justo.”. Un grave error sería decir “No deberías sentirte así.”, porque en lugar de ser empático estás invalidando sus sentir.
  3. Compenetración: De su parte cuando comienza a sentir lo que tú sientes llega la “compenetración” y se empieza construir la confianza.
  4. Influencia: Sólo cuando se ha ganado su confianza es que se puede recomendar soluciones a la situación del problema o conflicto.
  5. Cambio de comportamiento: Le llega el momento de actuar y posiblemente se rinde ante ti.

negociacion-de-crisis-parejas

Ahora, algunos puntos claves para demostrar que estas “escuchando activamente” son los siguiente:

  1. Escucha lo que diga. No interrumpas, no te manifiestes en desacuerdo, no “evalúes” ni emitas ningún tipo de juicio.
  2. Mueve tu cabeza en símbolo de consentimiento, haz comentarios breves de realimentación como “sí”, “ok”, “ya veo”, “ajá”, etc.
  3. Parafrasea sin llegar a ser incómodo. Repite la esencia de lo que te acaba de decir, desde tu perspectiva.
  4. Ingada sutilmente. Haz preguntas que demuestren que estabas poniendo atención a lo que te decía y mantén el flujo de la conversación hacia adelante.

Entre otras recomendaciones a la hora de negociar situaciones de crisis están las preguntas abiertas (“¿cómo ocurrió todo?”, “¿qué piensas al respecto?”, etc), que nunca te dejan ver como alguien sentencioso sino interesado en escuchar y comprender; y el buen manejo de las pausas, para fomentar a la persona a seguir hablando o bien sea para calmar los ánimos cuando las cosas se ponen muy emocionales.