Reseña de la película “Halloween”: La undécima entrega que hizo borrón y cuenta nueva

“Halloween” debutó este 19 de octubre. Les confieso que fui al preestreno con la esperanza que el regreso de Laurie Strodes (Jamie Lee Curtis) a enfrentar a Michael Myers (Nick Castle) no me dejara con la misma inconformidad que la entrega de “Halloween: Resurección” en 2002 cuando Laurie, luego de ser apuñalada, le da un beso de despedida a Myers, le dice “te veo en el infierno” y termina siendo arrojada al vacío… No quería volver a ver algo tan absurdo como eso. Y no fue así. Esta entrega del 2018 se reivindica con el género slasher y nos entrega de nuevo unos personajes fieles a los originales de la película original de 1978 (advertencia de spoilers a continuación).

Lo mejor del film “Halloween” de 2018 es que se trata de una secuela directa de la película de 1978. La película ignora por completo todo lo sucedido en las 10 secuelas anteriores de la saga y nos presenta una historia fresca que se ubica 40 años más tarde.

Jamie Lee Curtis nos presenta una Laurie Strodes avanzada en edad, pero que no ha superado nunca el trauma de su último encuentro sangriento a sus 17 años con el asesino en serie Michael Myers, quien ha estado recluido en una institución psquiátrica hasta la fecha.

La aventura comienza cuando Myers escapa mientras está siendo trasladado a otra institución. Es entonces que despiertan los instintos de supervivencia de Laurie, quien ha estado 40 años esperando el momento en que Myers escapara para tener una oportunidad de matarlo.

La trama es súmamente sencilla, pero en el género slasher no hace falta realmente una historia complicada para atrapar a la audiencia. De hecho, en esta entrega Laurie no es la hermana menor de Myers, cosa que simplifica mucho más la trama y la hace incluso más creíble que la versión en la que Laurie es adoptada por la familia Strodes.

La obsesión entre Myers y Laurie se ha mantenido en la lucha mental de un “depredador” por no convertirse en “presa”, según lo explica el Dr. Sartain (Haluk Bilginer) en la película, psiquiatra de Myers que ha relevado al Dr. Loomis.

En cuanto a las actuaciones, no hay mucho que decir. La mayoría pudo ser mejor. La que destaca por razones obvias es la de Curtis y la otra que resalta, pero por lo poco convincente, es la de Bilginer, quien nos entrega un Dr. Sartain débil y para colmo con una motivación muy poco creíble que le otorga el guión.

Ver también: Primer avance del remake de Cementerio Maldito basada en la novela de Stephen King

El resto de los personajes están como de relleno para justificar el encuentro final de los dos grandes protagonistas del film. Es una lástima que no se hayan desarrollado más los personajes de la familia de Karen (Judy Greer), hija de Laurie, sobretodo el de Allyson (Andi Matichak), nieta de Laurie.

Entre mis escenas favoritas de la película, tendría que mencionar la de la estación de gasolina, en donde Myers asesina brutalmente en un baño a los reporteros que nos presentan al inicio del film. También el enfrentamiento final entre Laurie y Myers resulta épico y con varios pequeños giros que le dan bastante dinamismo, como cuando la hija de Laurie comienza a llorar diciendo “no podré hacerlo” (dispararle al asesino) y luego que Myers aparece confiado, Karen revela que estuvo fingiendo y le dispara fríamente sin dudarlo. Por último, mencionaría una escena que realmente no fue de mi agrado, pero que me impresionó bastante y me causó angustia (cosa que es una buena referencia en una película de horror). Se trata de la escena en la que un niño y su padre se encuentran con el autobús volcado del que acaba de escaparse Myers. Obviamente, este par de personajes son asesinados, pero la manera en la que muestran la estrangulación sorpresiva del niño causa un tremendo impacto. Una cicatriz mental que te hace comprender el nivel de maldad que posee el personaje de Michael Myers, un asesino brutal que pareciera elegir a sus víctimas completamente al azar, a excepción de su obsesión con acabar la vida de Laurie, la chica que hace 40 años logró escapar con vida.
En conclusión, sólo les recomiendo ver la película de “Halloween” si realmente disfrutan de las películas slasher. Si te han gustado algunas películas como “Martes 13”, “La masacre de Texas” o “Pesadilla en la calle del infierno”, entonces puede que encuentres algo entretenida esta secuela de la historia original de Halloween dirigida por John Carpenter y coescrita por Carpenter y Debra Hill en 1978, un film que sin duda, sugiero ver antes de esta secuela ubicada 40 años más tarde.