Reseña de Spider-Man: Homecoming, una satisfactoria historia original y fresca del arácnido

¡Spider-Man ha regresado a casa! Finalmente, el Hombre Araña entra con una película propia al Universo Cinematográfico de Marvel. Muchas eran las espectativas acerca de Spider-Man: Homecoming y el protagonismo de Tom Holland como un Peter Parker quinceañero. Tengo que comenzar mi reseña expresando mi satisfacción con el resultado de esta nueva entrega del arácnido, ya que lograron crear una historia original, lejos del típico cuento del origen de Spider-Man al que ya nos tenían acostumbrados Sony Pictures. Toma en consideración que la reseña a continuación mencionará spoilers.

Para empezar, Tom Holland debutó como Peter Parker de una manera sorprendente, ya que no sólo con sus acrobacias entra perfectamente dentro del rol, sino que logra crear una química excelente con todos los personajes de la trama. Más importante todavía, nunca se siente al personaje de Peter Parker opacado por la presencia en la pantalla de actores del calibre de Robert Downey Jr. y Michael Keaton.

Afortunadamente, Iron Man (Robert Downey Jr.) no tiene el protagonismo que nos hacían sentir los adelantos de la película. Iron Man ocupa muy bien el papel de mentor de Spider-Man y su relación tiene ese toque de humor sarcástico al que ya estamos acostumbrados de Tony Stark.

En cuanto al Villano, Michael Keaton logra interpretar un excelente Adrian Toomes / Buitre, con unas motivaciones muy creíbles dentro de la historia. Lo mejor, sin duda, es el giro en la trama en el que nos revelan que Toomes es el padre de Liz (Laura Harrier), en una escena llena de suspenso que deja a todos completamente sorprendidos e identificados con el gran dilema de Parker.

Por otra parte, aunque las personas no tenía mucha fe en el amigo y sidekick de Spidey, Ned (Jacob Batalon), el personaje se gana la empatía del público con una actuación fresca y llena de humor. Esta pareja de Holland y Batalon con seguridad dará mucho de qué hablar, porque la química del dúo es excelente. Ya veremos si Marvel Studios decide rompernos el corazón separando a este dúo dinámico en un futuro si Ned se transforma en Hobgoblin como ocurre en los comics.

En cuanto a Michelle (Zendaya), ella es el mismo personaje que nos mostraron en los adelantos, una chica con un humor negro lleno de ironía que está presente en una que otra escena no muy importante. En cierto momento ella revela que le dicen “MJ”, lo que nos hace pensar que podría ser una referencia a Mary Jane Watson… pero realmente espero que Marvel Studios reflexione al respecto, porque en mi opinión, Michelle dista mucho en personalidad y en lo que representa el personaje de MJ en la vida de Spider-Man. Ojalá este detalle del sobrenombre de Michelle sea sólo una tomada de pelo a la audiencia por todos los rumores que surgieron durante de la producción de la película, cuando se pensaba que Zendaya interpretaría a Mary Jane.

Quizá la gran decepción de la película, por pequeña que sea, es el casting de Tony Revolori como Flash, ya que no logra en ninguna escena proyectarse realmente como un bullie creíble. Su personaje además que carece de motivaciones convincentes en la trama, tampoco tiene un aspecto o al menos una personalidad intimidante. Parece sólo un tonto que hace chistes pesados que en cualquier momento le metes un coscorrón en la cabeza para que te deje tranquilo.

Viendo el paisaje completo, Jon Watts hizo un excelente trabajo como director, entregándonos una historia original y fresca de Spider-Man, muy influenciada por películas de comedia adolescente como las de John Hughes, del que vemos una referencia directa al film “Ferris Bueller’s Day Off” (1984) del que se muestran unos segundos de una escena similar en pleno guiño de Homecoming mientras Peter Parker corre atravesando los patios traseros de varias casas.

También vemos referencias a que veremos a Iron Spider, en el momento en que Tony Stark le muestra el traje a Peter Parker, quien rechaza la oferta de usarlo y presentarse en una rueda de prensa para revelar su identidad.

Como un dato curioso, en la película vemos a Aaron Davis (Donald Glover), quien resulta ser en los comics el tío de Miles Morales, el personaje afroamericano que se convierte en Spider-Man en uno de los universos del personaje en el que Peter Parker muere. ¿Veremos morir a Peter Parker en estas nuevas entregas de Spider-Man? ¿Nos presentarán a Miles Morales en las próximas películas? Ya nos entéraremos en un futuro.

Homecoming tiene 2 escenas post-créditos. En la primera vemos como el Buitre no le revela la identidad de Spider-Man a Mac Gargan (Michael Mando) quien se convertirá en Scorpion, uno de los miembros de los Seis Siniestros que seguramente veremos en las próximas entregas del Hombre Araña. Lo que no queda claro es sí Toomes no revela la identidad de Spider-Man porque siente compasión por él luego de que le salvara la vida o porque desea destruirlo él mismo. La segunda escena post-créditos es una pérdida de tiempo que te hace perder la fe en estas escenas a futuro. ¿Qué estás haciendo Marvel Studios? ¿Lo que hiciste con las manos lo quieres destruir con los pies? Las escenas post-créditos deberían darnos pistas asombrosas acerca de lo que veremos en las películas siguientes, no tomarnos el pelo y hacernos perder el tiempo esperándolas.

En conclusión, Tom Holland podría consagrarse como el mejor de los Spider-Man que hemos visto en el cine luego del estreno de Spider-Man: Homecoming, esto en parte dependerá de las siguientes entregas, pero lo cierto es que debutó como los campeones, se adueñó del personaje por completo, lo había hecho desde su primera aparición en Capitán América: Civil War y lo corroboró en Homecoming.

No dejen de ver Spider-Man: Homecoming, es una película original y fresca, llena de buena acción y referencias a los comics que la convierten en una excelente película de superhéroes.