Carros inteligentes que manejen por nosotros

Google ha estado trabajando en un proyecto para hacer que vehículos se conduzcan por sí solos, utilizando software de inteligencia artificial que pueda “sentir” cualquier cosa cercana al vehículo e imitar las decisiones que tomaría un ser humano conduciendo.

El prototipo que podemos ver está implementado en un Toyota Prius, con alguien detrás del volante atento en caso de cualquier fallo o eventualidad, acompañado de un técnico de copiloto que monitore el sistema de navegación del vehículo. Son 7 los carros de prueba y han recorrido unos 1.600 km sin intervención humana y más de 225.000 km con participación humana ocasional en su control. Uno de éstos vehículos manejó por sí mismo en la calle Lombard Street en San Francisco, una de las más empinadas y llena de curvas de la nación. El único accidente, según los ingenieros, fue cuando el carro de Google se detuvo en un semáforo, recibió un choque por detrás de otro conductor.

Los carros autónomos aún están muy lejos de producirse en lasa, pero los ingenieros que siempre han soñado con ellos tienen la firme creencia de que estos vehículos podrán transformar la sociedad tan profundamente como internet lo ha hecho.

Los ingenieros argumentan que los conductores robot reaccionan más rápido que un humano, tienen 360° de percepción y no se “distraen”, ni se quedan dormidos, ni pueden andar ebrios, ni drogados (más de 37.000 personas murieron en accidentes automovilísticos en los Estados Unidos el 2008).

El programa de investigación de Google utilizando inteligencia artificial para revolucionar la industria automovilística es prueba de que las ambiciones de la compañia van más allá del negocio de internet. Y están marcando un punto de partida para el proceso de innovación que nos llevará a ese futuro que hemos visto sólo en películas con efectos especiales.

Cuando los carros se manejen solos ya será seguro andar “texteando” por el celular mientras nos trasladamos en el vehículo.

[ad#Google Adsense-468x15ContentLinkunit]

Enlaces Relacionados:

Vía The New York Times