Todo lo que necesitas saber acerca de la película «Glass» de M. Night Shyamalan

M. NIGHT SHYAMALAN entrelaza las inolvidables historias de dos de sus originales y adelantadas películas, El Protegido, del año 2000, y Fragmentado, de 2016, y logra un thriller íntegramente nuevo y explosivo basado en los cómics: GLASS.

De El Protegido, BRUCE WILLIS regresa como David Dunn y SAMUEL L. JACKSON lo hace como Elijah Price, conocido por su pseudónimo, Mr. Glass. De la película Fragmentado, se unen JAMES MCAVOY, retomando su rol como Kevin Wendell Crumb y las múltiples identidades que residen dentro de él, y ANYA TAYLOR-JOY como Casey Cooke, la única prisionera que sobrevive a un encuentro con La Bestia.

Siguiendo el final de Fragmentado, en GLASS se encuentra a Dunn persiguiendo a la figura sobrehumana de Crumb, La Bestia, en una serie de encuentros cada vez más intensos, mientras que la sombría presencia de Price emerge como el orquestador que guarda secretos muy importantes para ambos.

Se unen al elenco, SPENCER TREAT CLARK y CHARLAYNE WOODARD, de El Protegido, quienes retoman sus roles como el hijo de Dunn y la madre de Price, así como la ganadora del Emmy y del Golden Globe SARAH PAULSON, por las series American Crime Story: The O. J. Simpson Story y American Horror Story.

Ver también: Opinión acerca de la película “Glass” de M. Night Shyamalan

El director de fotografía de la película es MIKE GIOULAKIS, de Fragmentado; el diseño de producción corresponde a CHRIS TRUJILLO (de la serie Stranger Things, de Netflix); y el diseño de vestuario a PACO DELGADO, de Fragmentado y Les Misérables. La edición de GLASS está a cargo deLUKE CIARROCCHI, de Fragmentado), y BLU MURRAY, de Sully. El compositor es WEST DYLAN THORDSON, también de Fragmentado).

El productor de esta fascinante culminación de sus éxitos de taquilla mundiales es JASON BLUM, de Shyamalan y Blumhouse Production, que también produjo las dos películas que el director-escritor hizo para Universal. Nuevamente realizaron la producción ASHWIN RAJAN y MARC BIENSTOCK, con STEVEN SCHNEIDER como productor ejecutivo. GARY BARBER, ROGER BIRNBAUM y KEVIN FRAKES también participaron de la producción ejecutiva.

Una producción de Blinding Edge Pictures y Blumhouse, GLASS será estrenada por Universal Pictures en los Estados Unidos el 18 de enero de 2019, y por Buena Vista International, en todo el mundo.

EL TRANSFONDO

Evolución de una trilogía

Desde El Protegido hasta GLASS

Mucho antes de comenzar su rotundo éxito del año 2016, Fragmentado, M. Night Shyamalan pretendía que fuera mucho más que una mera película individual y electrizante. El vertiginoso y aterrorizante thriller se centra en Kevin Wendell Crumb (James McAvoy), un hombre con un desorden de personalidad múltiple cuyas identidades más siniestras (conocidas en su conjunto como La Horda) secuestran a tres adolescentes. El plan es convertir a estas niñas “impuras” en alimento para otra de las personalidades de Crumb, una criatura sobrehumana conocida como La Bestia. La última niña, Casey Cooke (Anya Taylor-Joy) queda descartada porque La Bestia ve heridas en su cuerpo, marcas de abuso durante su niñez. Casey, a diferencia de las demás niñas, ha sufrido y por eso su corazón es puro. “Regocíjate”, le dice La Bestia. “Ya que has sufrido y ahora eres puro”.

Fue una historia fascinante y poderosa en sí misma, pero lo que nadie sabía, fuera del círculo íntimo de Shyamalan, por supuesto, era que el experto cineasta también planeaba dar vida a Fragmentado dentro del mismo universo narrativo de una película icónica que había realizado 16 años antes, El Protegido,del año 2000, y que Fragmentado formaría el tejido conectivo de la trilogía más inesperada y sin precedentes en la historia fílmica.

El Protegido, la historia de un guardia de seguridad llamado David Dunn (Bruce Willis) que se convierte en el único sobreviviente de un accidente ferroviario, planteó la pregunta de qué sucedería si los superhéroes fueran reales. Ante la insistencia de un misterioso coleccionista de cómics llamado Elijah Price (Samuel L. Jackson), quien padece una condición médica que provoca la fractura de sus huesos ante el menor impacto, Dunn llega a creer que tiene una fuerza superior y es inmune a las heridas y a las enfermedades. Y no solo eso, también posee la habilidad de ver o sentir los actos malvados de otros con solo tocarlos. A medida que Dunn acepta esta nueva realidad y comienza a ejercer sus poderes, se convierte en un guerrero justiciero, salvando a los inocentes y castigando a los criminales. Encuentra su verdadera vocación. En la escena final de la película, Dunn va a agradecerle a Price, pero en un momento en que se produce un contacto físico entre ambos hombres, Dunn ve, para su horror, que Price fue quien provocó el accidente ferroviario en el que Dunn sobrevivió. No solo eso, sino que también había cometido otros actos de terrorismo que mataron a cientos de personas, todo con el propósito de encontrar a Dunn. ¿Por qué? Porque si Dunn es irrompible y un superhéroe, y Price es el antagonista de Dunn, entonces Price, finalmente, sabe con seguridad quién es él, un supervillano, Mr. Glass.

Además de su éxito entre los críticos y en lo comercial, El Protegido resultó ser una pionera cultural incisiva, profética y casi escalofriante. Fue realizada varios años antes de la explosión de las películas de superhéroes de Marvel y DC que dominan la industria actualmente y se convirtió, y aún es, el norte para los fanáticos de los cómics de todo el mundo. Más de una década después de su estreno, los reporteros y fanáticos aún preguntaban a Shyamalan si planeaba alguna vez realizar una secuela. Siempre ponía objeciones. Y, siguiendo la costumbre típica de Shyamalan, cuando finalmente decidió hacerla, la hizo en una forma que nadie esperaba.

La escena final de Fragmentado sucede en una cafetería de Filadelfia, donde se pueden ver a los dueños mirando en un noticiero que una de las niñas secuestradas sobrevivió pero que Crumb aún está prófugo. A medida que el noticiero continúa, vemos a un hombre en un mostrador de perfil, y cuando gira, nos damos cuenta de que se trata de David Dunn (Bruce Willis). Los fanáticos de Shyamalan de toda la vida perdieron la cabeza, especulando sobre el significado de la escena. Y los fanáticos más jóvenes, en un principio, se quedaron sin entender muy bien qué había pasado. «Algunos de los adolescentes decían: ‘¿Quién es ese tipo de la cafetería?'», dice Shyamalan, riéndose. «Pero luego van y ven El Protegido, y se enamoran de las tonalidades de donde todo comenzó».

La visión de Shyamalan era crear una trilogía como ninguna otra anterior. “Quiero que cada película tenga autonomía en su poder, en su lenguaje, en su originalidad”, dice. Pero el conjunto artístico de la trilogía excede la suma de sus partes. “Las tres películas se hacen honor unas a otras como hermanos”, dice. “Eso es lo que se esperaba”. Y el productor Aswin Rajan agrega: “Son dos mundos, dos películas previas, que chocan. Desde lo creativo, se trata de unir esos dos mundos sin interrupciones, tanto desde el punto de vista de la producción como a nivel de la historia, para llevar a cabo la visión de Night”.

Mientras que El Protegido analizaba un hombre cuya modesta autoimagen lo había cegado y no le permitía ver su verdadero poder, y Fragmentado exploraba el poder letal de un monstruo creado por una mente dañada por el trauma, GLASS indaga en la raíz de la propia identidad: si objetivamente somos quienes somos, o si nuestras mentes pueden dar forma y finalmente determinar nuestras realidades físicas. Si crees que eres un superhéroe, ¿eres realmente uno de ellos, aun cuando tu creencia es una ilusión? «Me ha interesado la psicología, y la psicología de la terapia, desde la universidad, por eso esos temas han sido muy orgánicos», dice Shyamalan. «Con el tiempo, la investigación y la historia comienzan a nutrirse entre sí. Cuando hicimos Fragmentado, leí sobre el Trastorno de Identidad Disociativo y pensaba: ‘Oh, podría ser un gran momento’. El Protegido comenzó de la misma forma. Yo me había roto los ligamentos cruzados anteriores de mis rodillas por jugar básquetbol y había pasado mucho tiempo en rehabilitación y fisioterapia. Eso dio forma a la esencia de El Protegido».

Al comienzo de GLASS, descubrimos que, en 16 años desde El Protegido, David Dunn se ha convertido en un legítimo héroe justiciero, conocido como El Centinela que protege a los ciudadanos de Filadelfia en todo momento con la ayuda de su hijo, ahora adulto, Joseph (Spencer Treat Clark). Pero Dunn es un personaje controvertido y es buscado por la policía. Su éxito depende de mantener su anonimato y de permanecer un paso adelante de la ley. Las personalidades siniestras de Crumb, La Horda, mientras tanto, han secuestrado cuatro adolescentes más para alimentar a La Bestia. La policía no ha podido encontrarlas. Dunn necesita encontrar a Crumb, y rápido.

Cuando lo hace, la batalla épica terminará con la captura de Dunn y de Crumb y su detención en el Hospital de Investigación Psiquiátrica Raven Hill Memorial bajo el cuidado obligado de la Dra. Ellie Staple (Sarah Paulson), que se especializa en un tipo específico de ilusión de grandeza: personas que creen ser personajes de cómics. Particularmente, ella tiene un tercer paciente que padece la misma aflicción, un hombre que ha vivido en Raven Hill durante 16 años: Elijah Price. Price ahora está en silla de ruedas en forma permanente y bajo fuertes sedantes.

Mientras los tres hombres luchan con su situación, recibirán ayuda del exterior de diferentes formas: del hijo de Dunn, Joseph, de la madre de Price (Charlayne Woodard) y de Casey Cooke (Anya Taylor-Joy), quien ha formado un vínculo especial, casi espiritual, con Crumb, su secuestrador.

Para Shyamalan, esta unión de personajes, de estas dos películas filmadas con una diferencia de 16 años, fue sorpresiva de formas inesperadas. «Nunca hice algo así», dice. «Por eso fue muy nostálgico para mí. Representó una gran parte de mi carrera, por eso sentí una gran emoción, un gran sentido de urgencia de hacer las cosas bien», dice. «El público está muy entusiasmado por ver esta película por su conexión con una o ambas películas, y es una relación extraña con la audiencia que nunca tuve antes». Ciertamente, todas sus películas son creaciones originales. Incluso nunca hizo una secuela. «En general el público viene a ver una película mía porque cuento una historia que les intriga y de la que no saben mucho. Pero esta vez, la audiencia tiene su sentido de propiedad en esto. Tiene expectativas. Es un proceso realmente diferente, que tomé muy en serio».

Como bono, Shyamalan pudo incorporar material de archivo, nunca visto, de la película El Protegido en las escenas que muestran los recuerdos de David Dunn o de Joseph en GLASS. «Fue sorprendente, porque estas escenas que recortamos de El Protegido siempre han estado en mi mente, y pensaba que estas escenas podrían funcionar en la película si las escribía en la forma correcta», dice. «Fue muy emocionante insertarlas en la película, y la audiencia no puede creer lo que ven. En una escena, hay un niño, y luego lo ves con 25 años en la escena siguiente. No hay imágenes generadas por computadora. Ambas son verdaderas. Y lo mismo sucede con Bruce Willis. Ver a alguien 18 años después frente a ti es muy fuerte».

La historia de GLASS, según el productor Rajan, «es épica. Provoca conmoción e inspiración». Y la escala de la película, según el productor amigo Marc Bienstock, es mucho mayor. «Fragmentado fue más contenida, con las niñas cautivas en unas pocas habitaciones, y GLASS es más expansiva», dice Bienstock. «El alcance es mayor, y hay mucha más acción».

El productor ejecutivo Steven Schneider dice que el resultado es una película nunca antes vista. «Cada película que Night realiza es única, y en este caso en particular, combina diferentes géneros en una narrativa totalmente distintiva», dice Schneider. «Es algo que nadie ha visto antes. Y el alcance es masivo. La lucha se incrementa, y los peligros son mayores, tanto para los personajes como individuos como para las implicancias finales para la sociedad».

Que todos los actores de ambas películas hayan decidido dar vida una vez más a sus roles para la película GLASS es un testamento del poder de la visión cinemática de Shyamalan, y de la emoción que es trabajar con él. «El Protegido y Fragmentado fueron, de alguna manera, películas de superhéroes deconstructivistas», dice McAvoy. «Fragmentado ni siquiera se sentía como una película de superhéroes o supervillanos. Era sólo una película de miedo, de terror cuya relación con las ‘superpersonas’ solamente se revelaba al final. Eso es fantástico, porque a mí me gustan las películas de superhéroes como X-men, me encantan, pero no podemos hacer películas de superhéroes así tan directas, ¿cierto? Debemos insertar a los superhéroes en diferentes entornos y situaciones, y esta película hace eso».

Para Charlyane Woodard, es la apreciación y admiración de Shyamalan por los actores, y lo que los artistas hacen, lo que hace la diferencia, y eso impulsa a los actores a hacer lo que sea para ayudarle a realizar su visión. «Night adora a sus artistas», dice Woodard. «Un día, en el set, lo escuché hablando sobre un artista. Decía, sobre ella: ‘Ella es una Stradivarius.’ Night compara a los artistas con el mejor violín jamás construido; cree que podemos interpretar lo que sea, que no hay nada mejor. Él es maravilloso».

LOS PERSONAJES

Kevin Wendell Crumb/La Horda

James McAvoy

Kevin Wendell Crumb es uno de los personajes más fascinantes, aterradores, complejos y golpeados que cualquier actor pueda interpretar. Con 23 personalidades distintivas, Crumb es un papel que solo un actor con variedad, con matices y sutilezas puede interpretar, porque debajo del monstruo que representa La Bestia, y las personalidades dominantes como Dennis y Patricia que componen La Horda, está el personaje subsumido del mismo Crumb. «Kevin es un niño que fue abusado terriblemente por su madre y, como resultado, su mente se fragmentó y se disoció. De ahí nacieron 23 personas», dice McAvoy. «Es alguien que ha estado en una especie de coma durante largos períodos de su vida mientras otros eran conscientes de su cuerpo. Es uno de los tantos que viven en el cuerpo que solía ser suyo».

«Creo que La Horda es un colectivo de gente buena y mala. No creo que ninguno sea realmente maléfico, pero son personas que estuvieron involucradas en cosas malas y hay razones para que lo hicieran. ¿Hay razones por las que merezcan ser capturados y encarcelados y quizá castigados? Probablemente. Pero ¿eso los hace malos? No lo sé».

En GLASS, Crumb está confinado en una celda que fue acondicionada con una luz estroboscópica, una luz hipnótica. Si emerge una de sus personalidades amenazantes, la luz estroboscópica se activa y da lugar a una personalidad diferente para reemplazarla. La Bestia que hay en su interior ha peleado con David Dunn hasta llegar a un impasse y quiere destruirlo. Quiere ser libre. Pero no todas las personalidades de Crumb creen en La Bestia, y algunos cuestionan si la hipótesis de la Dra. Staples, de que los superpoderes de La Bestia son una mera ilusión psicológica, podría tener algo de cierto.

«Interpretar a Kevin es abrumante porque todo el mundo es abrumante para él», dice McAvoy. «No quiere vivir, y es realmente muy triste interpretar a Kevin». Sus otras personalidades presentan sus propios desafíos. «Se trata de manejar los tiempos, porque prepararse para tantos personajes es mucho trabajo», dice. «Pero el trabajo es el mismo que hago cuando interpreto cualquier personaje. ¿Qué quieren? ¿Cómo lo quieren? ¿Qué cosas les impide obtenerlo? Se hace todo el trabajo previo como siempre. Solo que debes hacer mucho más».

En una escena de GLASS, McAvoy debe hacer una transición entre múltiples personajes en un período de tiempo muy corto. «Cuando debes hacer la transición entre uno y otro y otro frente a cámara, se vuelve más complicado», dice. «Debes poder compenetrarte con la próxima persona plenamente sea que esté en el mismo espacio emocional que la última o no. Así puede ser que estés en un estado de histeria o profunda tristeza o pánico, y la próxima personalidad esté super tranquila y de buen humor y jovial. Es muy difícil porque el ritmo cardíaco es físicamente diferente al que deberías tener cuando te metes en el próximo personaje. Son cambios muy bruscos».

Pero la parte más demandante de su papel, por mucho, es la interpretación de La Bestia. «Es físicamente tenso y siempre al límite del abismo porque es muy ‘animalístico’ y siento que interpretarlo me lastima físicamente», dice McAvoy. «Después de interpretarlo un par de días, la clavícula y mi cuello me dolieron mucho durante un tiempo. En Fragmentado no fue tanto porque solamente lo interpreté un par de días, pero esta vez interpreto a La Bestia con mucha más frecuencia».

Una de las diferencias más grandes entre Fragmentado y GLASS fue la edad del elenco. En Fragmentado, McAvoy era el actor más viejo entre los principales. Esta vez es más joven que los dos coprotagonistas. «En Fragmentado me sentía un abuelo», dice. «Esta vez, me siento más joven porque hay personas mayores a mi alrededor. Y trabajar con Samuel L. Jackson y con Bruce Willis… es una locura. Cuando era joven los miraba y los admiraba, y ahora trabajar con ellos es extraño, maravilloso y divertido».

Para su coprotagonista de Fragmentado y GLASS,Anya Taylor-Joy, ver a McAvoy en su rol otra vez tiene un impacto emocional fuerte. «Kevin me rompe el corazón», Taylor-Joy dice. «Entré en casa el otro día y mis padres estaban viendo Fragmentado en la televisión. Justo entré en el momento de la película en que conocemos a Kevin y rompí a llorar. Es la persona con la que Casey realmente se conecta. Es un espejo para ella, y creo que la relación que tienen es muy pura y muy cariñosa. Kevin es un alma realmente herida y alguien que necesita protección. Por eso es que vinieron los alter egos; vinieron para protegerlo».

David Dunn/El Centinela

Bruce Willis

En estos 16 años que pasaron desde los eventos de El Protegido, David Dunn perdió a su esposa por un cáncer, creó su propia empresa de seguridad con su hijo, y se dedicó a luchar contra el crimen como un justiciero llamado El Centinela. Pero el costo de todo esto ha sido alto, y el precio de toda esa historia se refleja en el desempeño de Bruce Willis. «Bruce es el tipo más relajado», dice McAvoy. «Es muy relajado, pero le aporta todo su peso al papel. Es hermoso, y algo que no he visto mucho en películas de superhéroes: el peso, lo que el trabajo demanda de ellos. Y Bruce lo expresa brillantemente. Su tranquilidad natural se traduce en algo realmente triste en el personaje. David Bunn es un hombre solitario. Todo lo que tiene en su vida es su propósito justiciero y su hijo; eso es todo. Hay tanta pureza y tristeza en lo que Bruce hace».

A Willis le encantó la oportunidad de volver a interpretar el personaje y de reunirse otra vez con Shyamalan. «Fue divertido volver y continuar esta historia del personaje tantos años después», dice Willis. «Rara vez, si alguna, un actor tiene una oportunidad como esta. Night crea personajes que son únicos, memorables y se sienten como personales. Me emocionó tanto interpretar a David Dunn como la primera vez que lo hice».

Cuando Dunn decide perseguir a La Bestia, lo hace sintiendo que solamente él puede detenerlo y la carga continúa después de que los dos hombres quedan hospitalizados juntos en Raven Hill. La debilidad de Dunn, su criptonita, es el agua, y por eso la Dra. Staple equipa la habitación de aislamiento de Dunn con una plataforma enorme de agua que instantáneamente inundará la habitación si Dunn intenta escapar. Mientras la Dra. Staple intenta tratar a Dunn por su supuesto delirio, la única preocupación de Dunn es proteger a todos los que están en el hospital, y al público en general, de La Bestia. Es un hombre agotado por la carga de sus superpoderes, pero tampoco puede encontrar la forma de alejarse de eso. Si la Dra. Staple tiene razón, podría ser, de alguna manera, un alivio, aunque no pueda llegar a creerle.

Para los miembros del elenco, trabajar con Willis fue una experiencia muy especial. Jackson ha trabajado con Willis en muchísimas películas, incluyendo Pulp Fiction, y los dos actores veteranos se sienten naturalmente cómodos dentro de su relación laboral. «Siempre disfruto de trabajar con Bruce», dice Jackson. «Es un personaje informal y fácil para adaptarse a él, y para adaptarse a sus patrones».

Ese sentido de familiaridad también se sintió entre Willis y su director, quienes estaban haciendo su tercera película juntos. «Trabajamos con Night en Sexto Sentido, lo pasamos muy bien filmando esa película y desarrollamos una amistad y un alto nivel de confianza», dice Willis. «Cuando me dijo que tenía una idea para hacer un guion para mí, que fue El Protegido, de inmediato le dije: ‘OK, lo haré’. No sabía siquiera de qué se trataría. De la misma forma, cuando me propuso lo de GLASS, de inmediato dije que sí, no necesité ni leer el guion. Poder trabajar otra vez con Night como amigo y colaborador fue un sueño hecho realidad».

Para Spencer Treat Clark, la posibilidad de volver a los roles de padre e hijo que representaron en El Protegido, ahora desde una perspectiva adulta, le provocó un gran impacto. «Night y Bruce tienen muchas anécdotas fabulosas uno del otro, y también sobre El Protegido que yo no conocía. Es muy extraño tener la perspectiva adulta ahora sobre esa experiencia», dice Clark. «Tienen una relación fantástica, es como la relación entre un hermano mayor y su hermano menor. Cenamos en lo de Night antes de comenzar a rodar, y Night tiene una habitación en su casa con todos los recuerdos de sus películas anteriores. Fue muy emocionante recorrerla, y escuchar a Bruce y a Night reflexionar sobre sus experiencias. Todos comenzamos a sentirnos emocionados por las semanas y los meses por venir».

«El Protegido fue una experiencia esencial para mi crecimiento, y fue divertido mirar atrás y ver a Joseph, y mi experiencia en ese rol, y ver cómo ha evolucionado. Recibí dos regalos fantásticos del set cuando finalizó El Protegido. Uno fue de Bruce. Me regaló la colección completa de CD de Led Zeppelin y de los Beatles, que es fabuloso. Los usé mucho. Los gasté escuchándolos en mi Discman durante mi adolescencia. Comencé a hacer música por eso, comencé a tocar la guitarra y me convertí en músico».

Casey Cook

Anya Taylor-Joy

Cuando Casey Cooke aparece por primera vez en GLASS, han pasado tres semanas desde que logró escapar del alter ego más letal de Kevin Crumb, La Bestia. «Casey es una niña que pasó por algo que nadie debería pasar nunca», dice Taylor-Joy. «Pero ella es resiliente; ella se recupera. En esta película, la encontramos bastante diferente de lo que estaba en Fragmentado. Su experiencia fue aterradora, pero le dio la posibilidad de ser ella misma, y dejar de culparse de muchas cosas».

Ella regresa a la secundaria donde (¿coincidentemente?) iba el hijo de David Dunn, Joseph. Ya no es la victima de su tío abusador, y su condición de única sobreviviente de La Bestia la ha convertido en sujeto de admiración por parte de sus pares. Está encontrando su propia voz, su fuerza y su poder. Para Taylor-Joy, ese fue un cambio significativo de la Casey de Fragmentado, que temía por su vida y estaba atrapada en un laberinto de habitaciones pequeñas todo el tiempo. Al comienzo, Taylor-Joy no estaba muy cómoda con la nueva Casey. Tuvo casi que redescubrirla, de alguna manera.

«Lo que me resultaba un poco incómodo era ser Casey sin los límites de la habitación. En una situación de alta presión, actúas diferente. Tenía que entender quién era Casey ahora. Sentía como un pequeño dolor de crecimiento en mi interior, pero ahora me siento muy cómoda con ella, y me da mucha paz entenderla de una forma nueva».

«Tengo una conexión tan intensa con mi personaje que a veces me provocaba temor», dice Taylor-Joy. «El primer día en GLASS, fue extraño realizar ese salto porque pasaron solamente tres semanas después de los eventos de Fragmentado y Casey ya es diferente. Fue como irreal. Pero luego me sentí agradecida porque el personaje y yo debimos tener una despedida más decente. Sin eso, nunca hubiera sabido adónde fue. Tampoco sabía si Casey y Kevin volverían a verse, por eso mi primera escena con James [McAvoy] fue muy emotiva, realmente».

En la película, Casey se convierte en defensora del hospitalizado Kevin Crumb. A pesar de su trastorno, fue la primera persona que vio a Casey, que realmente la vio, claramente, y se dio cuenta de su dolor. Ella, por su lado, se dio cuenta del suyo. «Estos dos personajes están tan deprimidos y han sido tan golpeados que juntos tienen este vínculo», dice Taylor-Joy. «Son almas gemelas».

Dra. Ellie Staple

Sarah Paulson

El nuevo personaje más destacado en la trilogía es la Dra. Ellie Staple, una reconocida psiquiatra que se especializa en pacientes que sufren la alucinación de ser personajes de cómics. Ha desarrollado un tratamiento médico experimental para liberar al paciente de esas alucinaciones, pero no los deja completamente indemnes.

Esa complejidad en la Dra. Staple necesitaba una actriz que no solamente pudiera sostenerse contra tres personajes (y actores) fuertes como Price, Crumb y Dunn, sino también una actriz de una gran profundidad emocional. Shyamalan encontró la actriz ideal en Paulson. «Quería alguien que pudiera estar a la altura de esos tres hombres, en cuanto a su destreza, su solidez y entretenimiento», dice Shyamalan. «También necesitaba alguien que pudiera estar a la altura en su inteligencia, y que realmente se hiciera dueña de la pantalla frente a estas tres superestrellas. Sarah fue la elegida para luchar esa batalla y ¡vaya si lo logró!».

Paulson estaba muy ansiosa por meterse en el personaje. «Ellie es una médica de una compasión increíble y cree profundamente que su forma de pensar es una respuesta a algunos de los problemas del mundo», dice Paulson. «No todos coinciden con eso, pero puedo ver lo que hay detrás de su razonamiento para ciertas cosas que hace».

Eso incluye sistemas elaborados para mantener a Crumb, Dunn y Price contenidos y controlados. Así de empática como parece, también se deja llevar por sus ambiciones y deseos de hacer algún descubrimiento psiquiátrico que marque un nuevo hito en su profesión. La pregunta es: ¿está curando a estos hombres o los está destrozando?

«Las preguntas dominantes de esta película son: ¿Qué tenemos todos en nuestro interior? ¿Es bueno creer que somos capaces de cualquier cosa y de todo? ¿Deberíamos dudar? ¿Cuánta seriedad queremos darle a nuestra propia creencia?», dice Paulson. «Es interesante considerar ese proceso de pensamiento interno. Esta película no está situada en un mundo de fantasía. Es la realidad. Entonces, ¿qué sucede cuando realmente crees que tienes superpoderes y que puedes ser un sobrehumano?».

Lo que hace que el personaje de la Dra. Staple sea tan convincente es que no es cínica, sino que tiene una inteligencia emocional fuerte y una gran compasión. «Hay una línea muy delgada entre su modo cínico y su necesidad de orden y su capacidad para conectarse increíblemente con la persona con la que está hablando», dice Paulson. «Es increíblemente empática, y Night quería que esa empatía fuera su liderazgo; de esa manera no sería una médica clínica típica. Es un ser humano profundamente afectado por las personas que tiene enfrente».

En una de las escenas más fascinantes de la película, la Dra. Staple cuestiona a Kevin Crumb mientras él pasa de personalidad en personalidad en cuestión de minutos. «Era imposible para mí no estremecerme en asombro cada vez que James dejaba un personaje para entrar en otro», dice Paulson. «Desde el punto de vista de la actuación, fue terriblemente inspirador, y pude utilizar parte de esa respuesta emocional para la Dra. Staple, para que se conmoviera por lo que estaba presenciando».

Elijah Price/Mr. Glass

Samuel L. Jackson

Desde que vimos por última vez a Elijah Price confesar orgullosamente sus crímenes al final de El Protegido, y llamarse a sí mismo el supervillano Mr. Glass, ha estado alojado en el hospital Raven Hill en el pabellón psiquiátrico. Ahora en una silla de ruedas en forma permanente, ha estado fuertemente sedado durante gran parte de su encarcelamiento allí, para intentar mantener su intelecto hipnótico bajo control. Al principio de su estadía había logrado cerrar todo el tendido eléctrico del hospital.

Cuando lo vemos por primera vez en GLASS, es un fragmento de su yo anterior que ni siquiera puede darse cuenta de que su madre está en la habitación, mucho menos responderle preguntas. Pero pronto se entiende claramente que hay mucho más en proceso detrás de esos ojos. «Es casi el mismo tipo», dice Samuel L. Jackson. «Elijah aún es muy calculador, aún es muy observador, aún es fuerte. Fue aislado recientemente, y esto le dio mucho más tiempo para formular opiniones, formular planes y para profundizar mucho más en lo que él cree».

La llegada de Dunn y Crumb presenta a Price una excelente oportunidad no solamente para liberarse, sino para liberar la cultura exponiendo la verdad de que las superpersonas caminan entre nosotros. Esto lo coloca en oposición directa a la creencia de la Dra. Staple de que los hombres son engañados. Lo que hace a Price tan peligroso, por supuesto, es que nadie sabe en qué anda. Hasta que, por supuesto, es demasiado tarde.

«Elijah ha vivido con dolores, implacables, dolores crónicos desde su nacimiento», dice Charlayne Woodard, quien interpreta a la madre de Price. «Esto lo ha afectado en forma extraordinaria. No voy a decir que es malo. No voy a decir que es bueno. ¿No somos todos buenos y malos acaso?».

Particularmente, uno de los dispositivos narrativos más inteligentes de la película cambia gradualmente nuestras percepciones de Price. El personaje no cambia, pero comenzamos a verlo bajo una nueva luz. «La idea de que un personaje marginalizado sea tu héroe, que es el personaje principal, es muy satisfactoria para la audiencia», dice Shyamalan. «Realmente quieres que triunfe, aun cuando algunas de las cosas que hace son malas».

Sra. Price

Charlyane Woodard

Cuando nos encontramos por primera vez con la Sra. Price en El Protegido, ella es la estricta pero amorosa madre de un preadolescente, Elijah Price. Su enfermedad genética, la osteogénesis, ha provocado la fractura de sus huesos tan fácilmente que el joven Elijah quedó recluido en su hogar. Tiene miedo del mundo. Pero adora los cómics y su madre lo obliga a salir de la casa llevando un cómic nuevo al banco de la plaza que está enfrente. Ella lo empuja nuevamente hacia el mundo.

Ahora, en GLASS, su hijo está tan fuertemente sedado que parece no existir, pero ella está decidida a no rendirse, y cree que él aún está allí adentro en algún lugar. Solamente necesita motivación para volver a salir.

«Elijah Price es mi bebé, y hemos tenido tiempos duros pero somos sobrevivientes», dice Charlyane Woodward, quien retoma su rol como Sra. Price en GLASS. «Fue una alegría volver a interpretar ese papel», dice. «Es maravilloso para mí, porque interpreté a una mujer mayor hace 17 años atrás y ahora soy una mujer legítimamente mayor. La experiencia me ‘hizo crecer’. Llego a ser la Sra. Price con un poco más de conocimientos, con un poco más de coraje».

Para Woodard, la realización de GLASS fue también una oportunidad para volver a ver a las personas que no había visto en casi dos décadas. Como los colaboradores de Shyamalan son tan leales, y como él es tan leal con ellos, la producción de GLASS por momentos parecía una reunión familiar. «Night crea un clima laboral maravilloso», dice ella. «Puedes decir que a él le preocupan los actores y sus colaboradores. El set es una familia».

Joseph Dunn

Spencer Treat Clark

El hijo de David Dunn, Joseph, tiene ahora 25 años y administra Dunn Security junto con su padre. En El Protegido, Joseph, que tenía 9 años, fue quien primero creyó realmente que su padre tenía superpoderes. Aún cree en su padre y se ha convertido en el socio de David en su lucha justiciera contra el crimen, ayudándole a localizar a los criminales, monitoreando las actividades de su padre a distancia con una cámara, y comunicándose con su padre a través de un auricular durante sus misiones. De muchas maneras, Joseph se ha convertido en protector de su padre, evaluando el riesgo en diferentes situaciones y también siendo cauteloso con la policía, que está en busca de David. La confinación de su padre en Raven Hill probará la capacidad de Joseph para hacerlo, y se verá obligado a cuestionar su creencia en los poderes de su padre.

Para Spencer Treat Clark, la oportunidad de volver a un rol que protagonizó de pequeño es un regalo, un regalo que lo complace. «Era increíble, todo», dice Clark. «Cuando se estrenó Fragmentado, yo estaba en un camping con mis amigos y tenía el teléfono en modo avión. Cuando volví a encenderlo, tenía como 15 mensajes de texto de personas que me preguntaban si la había visto. Entonces fui, y al final, cuando escuché la música de El Protegido, y lo vi a Bruce, me sorprendí. Realmente no tenía expectativas y cuando me llamó Night, estaba seguro que sería una llamada de cortesía para decirme que habían contratado a Chris Hemsworth para el papel de Joseph. Pero dijo que tenía un papel para mí, y dos meses más tarde recibí el guion. Fue muy loco».

También lo sorprendió la importancia y el lugar esencial del rol de Joseph en GLASS. Era un rol mucho más importante que lo que Clark esperaba. «Yo acepté antes de leer el guión, y no les di opción a mis representantes para negociar», dice, riendo. «Night podría haberme vestido de payaso y haberme parado en un rincón durante toda la película, y aun así hubiese aceptado».

Uno de los beneficios importantes del rol para Clark fue la oportunidad de reconectarse con Shyamalan, que había sido su mentor en El Protegido. «Night fue una gran influencia para mí», dice. «Fue alguien que se dedicó al arte con éxito y también era joven. En ese momento, él era un par de meses más joven de lo que soy yo ahora, es loco pensarlo así. Tengo recuerdos increíbles de nosotros en aquel momento, ambos parecíamos bebés».

LOCACIONES Y FILMACIÓN

Depósitos de ladrillos y hospitales abandonados

La búsqueda de la arquitectura GLASS

Como todas las películas de Shyamalan, GLASS fue filmada dentro y en los alrededores de Filadelfia, Pennsylvania. Las dos locaciones más importantes que Shyamalan debía encontrar eran un depósito de ladrillos, donde La Bestia mantiene secuestradas a las porristas que quiere matar y donde La Bestia y David Dunn protagonizan una pelea épica, y un edificio que pudiera convertirse en el hospital Raven Hill, donde sucede la mayor parte de la película.

Para encontrar las locaciones perfectas, Shyamalan le pidió a la gerente de locación STACI HAGENBAUGH, con quien había trabajado en sus películas The Happening, The Visit y Fragmentado que comenzara la búsqueda.

«Recorrimos al menos 25 fábricas de ladrillos como potenciales opciones hasta que encontramos una», dice Hagenbaugh. «Teníamos dos seleccionadas, y finalmente el Frankford Arsenal, una planta de municiones del Ejército del siglo 18, en el norte de Filadelfia, fue la elegida. En esa locación sucederían muchas cosas diferentes: gran parte de las escenas de riesgo, muchos efectos visuales, y todo sucediendo al mismo tiempo. Además, hay mucha interacción interior y exterior en esa escena. Night fue muy firme en cuanto a que necesitaba que lo interior y lo exterior trabajaran juntos. Para mí, era una locación muy icónica porque no fue filmada durante mucho tiempo. Nos sentíamos muy emocionados allí».

Es triste, pero la filmación en ese lugar no fue muy divertida para el actor; primero, porque suponía una gran escena de lucha en la lluvia. «Las secuencias de acción en esta película están realmente en otro nivel», dice el productor ejecutivo Schneider. McAvoy lo dice en términos más concretos. «Estar bajo la lluvia haciendo escenas de riesgo en la fábrica de ladrillos fue divertido», dice. «Pero estás interpretando a alguien a quien no le afecta el frío y estás parado bajo la lluvia helada con tu camisa abierta y gritando ‘¡soy la Bestia!’, cuando en verdad te sientes un debilucho que se está congelando».

Para empeorar la situación, McAvoy tuvo que atacar a Willis mientras Willis estaba usando un soporte de cámara. «Bruce tenía una cámara sobre soportes de acero, y los soportes sobresalían de la parte trasera de su ropa», dice McAvoy. «Pero por suerte Bruce es un gigante bueno. Fue fantástico».

Para encontrar la locación para el hospital Raven Hill, Hagenbaugh tenía en vista ya una que podría ser la adecuada. «Yo había trabajado con el Commonwealth of Pennsylvania antes en un par de sus instalaciones, y sabía que el hospital estatal Allentown había cerrado unos años atrás, pero nunca había visto fotos del lugar», dice. «En cuanto pude ver una fotografía supe que a Night le encantaría el lugar para la película». Ella le envió las fotografías que un colega había tomado. «En cinco minutos mi teléfono sonó y Night me preguntaba: ‘¿Qué es este lugar? ¡Tenemos que ir a verlo!’. Un par de días después estábamos allí y así fue. Es una persona muy visual, y creo que tuvo una conexión inmediata con la locación una vez que caminó en su interior».

Era tan perfecto, en realidad, que ayudó a delinear la película misma. «Encontramos el hospital tan rápido que Night pudo hacer algunas revisiones al guion y adaptarlo a la locación, para adaptar, visualmente, lo que sucedía en ese espacio», dice el productor Bienstock.

Shyamalan y Hagenbaugh pasaron unos días explorando el hospital, que había sido un hospital psiquiátrico desde 1913, cuando abrió, hasta que cerró en 2010. En su mejor momento, en 1950, albergaba más de 2.000 pacientes. «Comenzamos a hacer una lista de las aéreas que quería utilizar para la película», dice Hagenbaugh. «Escogió algunas áreas que le gustaron y escribió escenas específicamente para esos lugares».

Una habitación especialmente inspiradora era la que ocupaban los pacientes durante el día. «Estaba pintada con un rosa brillante como el de Pepto-Bismol; era increíble», dice Hagenbaugh. «Night, Ashwin y yo lo miramos, y a Night lo conmovió, pero había algunas dificultades para filmar esa habitación. Por lo tanto, terminamos haciendo una réplica de la sala, con el mismo rosa, un piso más abajo». Así se convirtió quizá en la sala más importante del hospital, la habitación donde la Dra. Staple se encuentra con Dunn, Price y Crumb al mismo tiempo para sus sesiones grupales.

«Y de alguna manera, el mismo hospital puso el tono para toda la película. Porque fue la primera locación seleccionada —dice Hagenbaugh—, y marcó la dirección visual de todo lo demás. Queríamos que todas las locaciones tuvieran la misma onda», dice. «Que fueran espeluznantes».

El elenco y miembros del equipo sintieron esa onda espeluznante mientras filmaban en el hospital. «Es un lugar que da miedo», dice Jackson. «A veces, cuando íbamos del set al baño, teníamos que caminar solos por esos corredores, entre algunas curvas y cambios de dirección. Es un poco escalofriante el lugar».

EL DISEÑO DE PRODUCCIÓN

Color, claustrofobia y personajes

Diseñando el universo GLASS

Para el diseñador de producción Chris Trujillo, el hospital estatal Allentown ayudó también a guiar la apariencia total de la película. «Entrar en esas instalaciones enormes, antiguas y destruidas, y ver toda la grandeza de fines de siglo es increíble», dice. «Y que haya sido diseñado para ser un hospital para enfermos mentales es también muy interesante. Nos dio una idea de cómo era ese mundo».

Las habitaciones de confinamiento de los tres personajes, Dunn, Price y Crumb, debían estar visualmente en sincronía con el diseño del resto del hospital, y también actualizado para controlar los poderes especiales de cada uno de los hombres. Los personajes y la historia guiaron el diseño. «Cada sala está adaptada a cada uno de los hombres», dice el productor Rajan. «David Dunn, que tiene una debilidad por el agua, está en una habitación con un sistema que puede disparar agua si trata de escapar; La Horda [Crumb] está en una habitación solitaria con luces que pueden controlar sus cambios de personalidad; y Mr. Glass [Price] está en una habitación acolchada para que no se fracture los huesos. Las salas tienen cada una su personalidad».

«La habitación de Dunn con el sistema de agua fue especialmente desafiante», dice Trujillo. «Había mucho que conceptualizar, que resolver para que esa locación fuera interesante y atractiva pero también creíble. Los materiales debían existir en el mundo real, y debía ser algo que pudiera ser realmente creado». Los resultados hablan por sí mismos.

En general, Trujillo quería utilizar una estética sutil, pero usando el color en formas muy específicas y estratégicas. «Hay un tema muy claro con el color que recorre todo el set y el vestuario», dice Trujillo. «La calidad del color es muy específica en los lugares de manera que la audiencia conozca nuestra intención. Uno de los espacios puede tener un estilo desaturado, casi claustrofóbico, y otros más saturados, con un color más llamativo. Intentamos ser muy específicos en nuestras sugerencias sobre la psicología de los personajes, basándonos en el color de los espacios. Tienen una intención».

Y en la habitación donde esto es más evidente es donde la Dra. Staple trata a Dunn, Crumb y Price juntos, en una suerte de sesión de terapia grupal de superhéroes. «Es una sala enorme, fabulosa, monocromáticamente pintada en tonos de rosa», dice Trujillo. «Fue un poco contradictorio para mí, pero Night tenía mucha confianza, y es increíble. Es esta sala bizarra hipnótica kubrickiana. Fue muy divertido».

EL VESTUARIO

Morado, verde y dorado

Diseñando la paleta perfecta

Uno de los desafíos más grandes fue el del diseñador de vestuario Paco Delgado, quien fusionó las paletas y estilos visuales de dos películas realizadas con una diferencia de 16 años, y creó una estética específica para GLASS. «Estamos mezclando dos historias diferentes: la historia contada en El Protegido y la historia de Fragmentado», dice Delgado. «Es complejo porque debes atenerte a una paleta determinada. Históricamente, cada personaje tiene un color de vestuario determinado. David Dunn usa el verde, Mr. Glass el morado, y La Horda el amarillo. Así, para GLASS tomamos los tres colores de las paletas de todas las películas. Eso significa que terminas con una paleta limitada para el resto de los personajes de la película. El lado positivo es que te provee un camino claro a seguir en cuanto a los colores».

«Tenemos estos personajes que, además de ser superhéroes, tiene una vida normal. Intentamos encontrar el equilibrio donde comienza el superhéroe y finaliza el ser humano. Son dos lados del mismo personaje. Por ejemplo, cuando queremos vestir a David Dunn, nos atenemos a la paleta del verde, pero es mucho más sutil que cuando usa el poncho verde. Lo mismo sucede con los demás personajes».

Esos tres colores, verde, morado y amarillo, se extienden a los vestuarios de cada miembro de la familia de los hombres o sus familias subrogadas. Esto creó una conexión visual entre David Dunn y su hijo, entre Price y su madre, y entre Crumb y Casey Cooke. La clave era hacerlo en una forma que resultara sutil y orgánica. «Obviamente, los miembros de estas familias no son superhéroes, por eso la identificación del color en cada uno de ellos no es tan fuerte», dice Delgado.

Delgado y su equipo debieron resolver un pequeño problema con el agua. Hay mucha en GLASS, y eso restringía las telas que podíamos utilizar, especialmente para David Dunn. «El agua es su criptonita; es la única forma de vencer al personaje», dice Delgado. «Entonces necesitas trabajar con materiales que no se arruinen con el agua. Eso fue fantástico, de alguna forma, porque pudimos trabajar con ciertas imágenes, como pilotos impermeables y cosas como esas, que son como mágicas».

Y uno de los beneficios de trabajar con actores que ya han interpretado esos roles antes fue que aportaban sus propias ideas para algunas prendas y accesorios. Para una escena, Delgado había vestido a Elijah Price con un pañuelo de cuello sujetado con un pin, pero Delgado sintió que el pin no funcionaba. «Entonces Sam dijo: ‘¿Por qué no creas un pin con las iniciales de mi nombre: Mr. Glass?’. Y así creamos este pin con las letras ‘MG’ en diamantes. Me encantó la idea».

LOS EFECTOS VISUALES

Los artistas de Powerhouse

El sutil arte de la imagen generada por computadora (CGI)

Una marca distintiva de todas las películas de Shyamalan es la integración absoluta de los efectos visuales con el mundo real. A diferencia de otras películas de grandes estudios fílmicos, y ciertamente de todas las películas de superhéroes, sus efectos nunca llaman la atención por sí mismos. En realidad, es imposible descifrar qué elementos, si hay alguno, fueron generados por computadora. Eso es así por motivos creativos, pero también es el resultado de ciertas consideraciones prácticas.

«Con GLASS estamos haciendo una película como las basadas en un cómic, pero con un décimo del costo de ese tipo de películas», dice Shyamalan. «Hago eso por muchas, muchas razones, pero artísticamente, creo en el minimalismo y en las limitaciones. Creo que nos salen mejor las cosas cuando nos enfrentamos a ciertos parámetros: estos son tus cuatro crayones, ¿qué pintura puedes producir?».

Esa filosofía se extiende a los efectos visuales. «Queremos que la película sea sólida y compita con el nivel de espectáculo que esperan las audiencias, por ejemplo, de una película de Marvel», dice. «Ahora, las audiencias saben tácitamente, cuando vienen a ver mis películas, que no es eso lo que van a ver. Van a ver un thriller psicológico. Eso nos da una ventaja. Si vas a 50 kilómetros por hora y de repente saltas a 70 por hora, sentirás como que son 100 kilómetros por hora. Contamos con esa ilusión. Estás viendo un drama y, de repente, saltas a algo que es extraordinario. Eso es lo que las imágenes generadas por computadora hacen en GLASS».

Shyamalan, su director de fotografía, Mike Gioulakis, y el resto del equipo creativo trabajaron con la empresa de efectos especiales Powerhouse, originalmente con base en Filadelfia, para lograr efectos en GLASS que emocionarán a las audiencias pero sin sacarlas de la película ni por un segundo. «He tenido situaciones en otras películas donde no confiaba en el equipo de imágenes generadas por computadora, entonces me quedaba esperando las respuestas de las imágenes no generadas por computadora. Pero cuando tienes un grupo como Powerhouse, te animas: ‘¡Hey, esto es posible! ¡Es posible!’. Te abre a una forma diferente de pensar sobre el tema. Hicieron un trabajo maravilloso, y a menudo con cosas que las audiencias nunca percibirán».

LA MÚSICA

Vamos West

Una partitura especial

Todas las franquicias, desde Star Wars hasta Jurassic Park y Mi villano favorito tienen sus temas musicales característicos. La música de la película es inmediatamente reconocible y es sinónimo de la franquicia misma. GLASS puede ser la tercera parte de una trilogía, pero a diferencia de lo que otras franquicias hicieron, se le presentó a Shyamalan y a su compositor West Dylan Thordson la oportunidad de crear una partitura nunca antes realizada.

«La música para GLASS fue un desafío único, porque estamos haciendo una secuela de dos películas de diferentes generaciones, y una de las cuestiones relacionadas es que estás hablando de estilos musicales de dos generaciones diferentes», dice Shyamalan. «El Protegido tenía una partitura de Hollywood de la vieja escuela. Es muy inusual y tiene una especie de movimiento de gran percusión. Era de avanzada en aquel momento, pero está interpretada por una orquesta de 100 piezas. La forma en que nos enfocamos en Fragmentado fue de un modo sónico, con una onda similar a la de Nine Inch Nails. Tomamos el sonido de un violoncelo y lo cambiamos, lo retorcimos y lo doblamos, y fue muy avanzado para ese momento. Entonces, ¿cómo juntamos esos dos enfoques en una película?»

Para Thordson, la solución fue tomar los temas de El Protegido, compuestos por James Newton Howard, y hacer una revisión en su propio estilo y musicalidad. «Salió más minimalizado, muy, muy simple y recortado al estilo de los tonos de West», dice Shyamalan. Después utilizaron los temas musicales de Fragmentado que Thordson había compuesto para esa película. También compuso temas nuevos específicos para GLASS. Finalmente, para los flashbacks en que se regresa a El Protegido, utilizaron la partitura original de esa película.

«Fue una evolución», dice Shyamalan. «West estuvo en la película durante unos once meses, creo. Fue un gran compromiso. Se mudó a Filadelfia, instaló sus cosas en nuestras oficinas y en su nuevo hogar, y se puso a trabajar. Y tiene una forma extraña de abordarlo».

Para uno de los experimentos, que no fue finalmente utilizado en la película, grabó sonidos del hospital estatal Allentown donde se filmaron las escenas de Raven Hill. «Hacía cosas increíbles con la percusión», dice Shyamalan. «Iba y grababa toda la noche después de que terminábamos de filmar. A las 4 de la mañana se ponía a tocar la batería y hacía venir a un violinista a tocar, hacían eco en el auditorio y en los corredores y lo grababa. Esas cosas sónicas, intelectuales e indescriptibles te hacían sentir que algo en la escena resonaba».

A través del proceso de Fragmentado y GLASS, Thordson y Shyamalan descubrieron que son almas gemelas creativas, de alguna manera. «La autenticidad es nuestro mayor objetivo como cineastas, y todo lo que escuchas en la película está hecho casi todo por West. Fue creado por él, sintetizado e impulsado por él de alguna manera. Fue el gusto de un hombre que me ayudó a contar la historia, y así tienes estos movimientos tan fuertes y audaces».

Buena Vista International y Universal Pictures presentan, en asociación con Perfect World Pictures, una producción de Blinding Edge Pictures/Blumhouse de una película de M. Night Shyamalan, GLASS, protagonizada por James McAvoy, Bruce Willis, Anya Taylor-Joy, Sarah Paulson y Samuel L. Jackson. También participan Spencer Treat Clark, Charlayne Woodard, Luke Kirby y Adam David Thompson. La música de la película es de West Dylan Thordson, y el vestuario está a cargo de Paco Delgado. GLASS está editada por Luke Ciarrocchi y Blu Murray. El diseñador de producción es Chris Trujillo y el director de fotografía es Michael Gioulakis. Los productores ejecutivos son Steven Schneider, Gary Barber, Roger Birnbaum y Kevin Frakes. La película fue producida por M. Night Shyamalan y Jason Blum, y por Marc Bienstock y Ashwin Rajan. GLASS está escrita y dirigida por M. Night Shyamalan.

SINOPSIS DEL FILM

M. Night Shyamalan une la narrativa de dos de sus historias originales –El protegido, de 2000, de Touchstone Pictures; y Fragmentado, de 2016, de Universal- en un explosivo y nuevo thriller:  GLASS

De El protegido, Bruce Willis regresa como David Dunn y Samuel L. Jackson como Elijah Price, también conocido por su seudónimo: Mr. Glass. Se suman James McAvoy de Fragmentado, que retoma su papel de Kevin Wendell Crumb y las múltiples identidades que residen en él, y Anya Taylor-Joy como Casey Cooke, la única cautiva que sobrevivió a un encuentro con La Bestia. 

Tras la conclusión de Fragmentado, GLASS encuentra a Dunn persiguiendo a la figura sobrehumana de La Bestia de Crumb, en una serie de encuentros cada vez más intensos, mientras que la sombría presencia de Price emerge como un orquestador que oculta secretos críticos a ambos personajes.

Completan el reparto Spencer Treat Clark y Charlayne Woodard de El protegido, quienes retoman sus papeles del hijo de Dunn y la madre de Price, así como la ganadora de un Globo de Oro Sarah Paulson (de la serie “American Horror Story”).

Esta fascinante culminación de sus películas de éxito mundial es producida por Shyamalan y Jason Blum de Blumhouse Production, quienes también produjeron las dos películas anteriores del autor y director para Universal. Nuevamente Ashwin Rajan y Marc Bienstock también se unen como productores, y Steven Schneider es el productor ejecutivo.

Una producción de Blinding Edge Pictures y Blumhouse, GLASS será estrenada por Universal Pictures en los Estados Unidos el 18 de enero de 2019, y por Buena Vista International, en todo el mundo.

Nota de prensa con datos de la producción de Universal Pictures y Buena vista International.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *