Cinco beneficios de jugar con videojuegos

Mucho se ha oído decir de los videojuegos y la mayoría de cosas no son del todo positivas: “Niños violentos por videojuegos”, “adultos sin trabajo por videojuegos”; en fin, alegatos sin ninguna base psicológica o científica que aparentemente han calado en la cultura popular, especialmente en el cerebro de las madres que están preocupadas por sus hijos.

Todos se preocupan tanto de los aspectos negativos de los juegos que se olvidan de mencionar las cosas positivas como que es posible ganar dinero fácil y rápido jugando o que jugar constantemente pero con moderación puede incrementar ciertas habilidades y beneficiar la mente; de hecho, las cosas positivas que son mucho más amplias que las negativas sí han estado respaldadas por estudios e investigaciones.

Esto no significa que mientras más horas pases pegado frente a la consola o a la PC más beneficios tendrás, pues quizás obtengas todo lo contrario. Recuerda que todo en exceso es malo y para poder obtener los beneficios del juego solo se necesitan unos 30 minutos diarios o unas horas los fines de semana. La clave está en ser moderado e informarte sobre todas las cosas que le pasarán a tu mente si tienes sesiones sanas de juego:

Tendrás mayor concentración:

Solo un gamer sabe lo difícil que es mantener la mira de una pistola de forma estática, también lo difícil que es absorber cada detalle de la historia mientras luchas por pasar la parte más difícil del juego; además de eso, a muchas personas les ha pasado que al jugar logran aislarse totalmente del mundo… bueno, son todas estas cosas las que hacen que tu capacidad de concentración sea mayor a la de aquellos que no son asiduos a los videojuegos.

Tu vista mejorará considerablemente:

Muchos se han encontrado en la situación de tener que entrecerrar sus ojos y enfocar la mirada para poder detectar un enemigo; le pasó  a quienes jugaron el invierno con Ellie en The Last of Us y le pasa a casi todos los jugadores fanáticos de los juegos de disparos y de stealth.

A veces lograrás notar la presencia enemiga por partes más oscuras en el panorama, a veces solo la parte superior de la cabeza o un brazo harán que detectes a un enemigo.  Tener una buena visión es extremadamente importante para no perder y cada vez que juegues estarás entrenando a tus ojos a fijarse en todos los más mínimos detalles que existan.

Tomarás mejores decisiones con más rapidez:

Un gamer está acostumbrado a tomar decisiones en cuestión de segundos que pueden significar vivir o morir en el videojuego; por esa razón, para alguien acostumbrado a jugar videojuegos es más sencillo sopesar todo lo que puede suceder y tomar decisiones con mayor facilidad y rapidez.

Esta habilidad puede ser útil en lo cotidiano y hasta en el campo laboral.

Tendrás un aprendizaje constante en distintas áreas:

¿Nunca conociste a alguien que no tenía ningún conocimiento del inglés pero sabía qué significaba “loading”? Bueno, ese es el poder de los videojuegos. Muchos videojuegos están basados en historias reales o tienen datos interesantes, como las frases de Kafka en Resident Evil Revelations 2 o el modo de vida de los siglos pasados como en Assassin’s Creed; cosas que hacen que el jugador tome interés en el aprendizaje de lo que inspiró a su videojuego favorito.

Jugar es una oportunidad de aprender idiomas, historia, literatura, arte y muchas cosas más.

Tu creatividad y tu capacidad de resolver problemas será mayor:

Rodeado de enemigos con pocas balas y la mitad de la salud; ¿qué hacer? Pues hay muchas posibilidades, depende de qué tan creativo seas para poder descubrirlas y pasar esa parte tan difícil de la manera más eficiente que puedas. ¿Rodearlos, gastar una bala por enemigo? ¡Todo depende de ti y de cómo seas capaz de imaginar la solución!

No solo se trata de estos momentos; también existen muchos videojuegos que se basan en los acertijos y rompecabezas para poder avanzar como Tomb Raider o Resident Evil. Estarás forzado a pensar y a resolver eso que te bloquea el camino; por esa razón, muchos jugadores muestran más facilidad en la resolución de problemas y una creatividad superior a los demás.

Si te hacen falta más razones para comprar un videojuego y empezar a jugar, los videojuegos también te enseñarán a no rendirte cuando sientes que todo está perdido, solo para poder llegar hasta el final. Juega con gusto sabiendo que le das razones a tu cerebro para ser más ágil, más productivo y más fuerte cada día.