El mejor regalo para el día de los enamorados: Aprender a lograr la eyaculación femenina y el squirt

eyaculacion-femenina-squirt

Si quieres tener una noche entretenida y un tanto diferente con tu pareja este 14 de febrero Día de los Enamorados, puedes guiarte con estos pasos con los que juntos jugando en su intimidad podrán aprender a lograr conseguir la eyaculación femenina y el squirt. Recuerden, es cuestión de práctica e ir conociéndose hasta el punto de encontrar la técnica perfecta para tu pareja.

Se conoce médicamente el origen del squirt y la eyaculación femenina desde el año 2001, cuando se dio a la próstata femenina, la cual todos hacían referencia como Punto G.

La próstata femenina vendría siendo la terminación del clítoris dentro de la cavidad vaginal, es decir, el clítoris mide aproximadamente 8 cm y lo podemos estimular por dentro y por fuera.

Al rededor de la próstata se encuentran las glándulas de Skene, capaces de producir el líquido eyaculatorio, estas contienen canales que transportan la eyaculación por medio de la uretra, es por esta razón es que la eyaculación femenina se confunde con orinar. Teniendo esta información clara, podemos provocar un squirt, que no es más que una eyaculación femenina con una gran propulsión de chorro del líquido eyaculatorio.

A continuación un paso a paso redactado por Lincy Acosta para lograr el squirt, basado en las técnicas propuestas por la terapeuta sexual e investigadora Alice K. Ladas, la actriz porno Annie Sprinkle y la escritora experta en eyaculación femenina, Deborah Sundahl:

  1. Se debe tener las piernas bien abiertas, acostada en una cama se hace más cómodo y fácil. Estimula el clítoris para llenarlo de sangre y poder palparlo por dentro, para esto, lo recomendable son el uso de aceites a base de agua, pues estos no alteran el PH de la mujer.
  2. punto-g-mujerIntroduce el dedo corazón, el dedo corazón y el índice o el dedo corazón y anular, con la palma hacia arriba, es decir viendo hacia el ombligo, no sumerjas completamente tus dedos, pues el Punto G se encuentra solo a unos centímetros, para ser exactos se encuentra detrás del hueso púbico. (Sabes que es el Punto G, porque al mover los dedos hacia el frente, sientes un área acanalada, que al presionar sientes inmediatamente hueso púbico y da sensación parecida a la de ganas de orinar).
  3. Debes hinchar el Punto G, hasta volverlo un poco mas grande que el tamaño de una almendra. Esto lo consigues masajeándolo, te recomiendo mover los dedos de manera circular, presionando un poco, da toques rápidos, detente y empuja ligera y extensamente hacia arriba, intentando tocar el hueso púbico. (Es posible que se llegue al orgasmo sin eyacular en este paso, pero es cuestión de ejercitar y entrenar el Punto G).
  4. Combina los movimientos anteriores con Kegels, es decir, contrae intermitentemente el músculo pubocoxígeo (músculos con los que se sostiene la orina).
  5. Continua frotando el Punto G, rota el dedo, presiona y conforme se excite, levanta las caderas presionando las nalgas. Sigue y repite los movimientos.
  6. Para terminar, saca los dedos o el dedo con rapidez y puja (o pídele que puje a tu pareja), sin dejar de contraer las nalgas y con la cadera elevada; presiona por fuera haciendo círculos con la mano sobre los labios mayores que casi cubren el clítoris, o bien, se puede estimular manualmente el clítoris externo. Si se siente que la sensación inminente se escapa, repite. Se necesita de concentración, sentir es lo esencial, va a venir, va a llegar. Lo importante es que no se piense, es importante que sólo se sienta. Entregarse a la sensación y dajarla fluir. No todas las mujeres eyaculan la primera vez que lo intentan, es cuestión de conocerse sexualmente y estimularse frecuentemente.

Recuerda que estos pasos son una guía para que puedas experimentar con tu pareja, si las cosas no salen a la primera es cuestión de seguir practicando sin desanimarse hasta lograr propiciar la eyaculación femenina. Después de todo, mientras practican tendrán garantizados unos cuantos orgasmos. 😉