Reseña del remake de Cementerio Maldito de Stephen King

Llegó el estreno del remake de “Cementerio Maldito” (titulada “Cementerio de Animales” en España), un thriller de terror basado en la novela escrita por Stephen King en 1983 que tuvo su primera adaptación en 1989, con una película que para su momento impactaba fuertemente con la idea de un padre enfrentándose a muerte contra un hijo que regresa de su muerte con una personalidad maligna. A continuación, mis impresiones de este remake dirigido por Kevin Kölsch y Dennis Widmyer, y con una historia y guión escritos por Matt Greenberg y Jeff Buhler (advertencia de spoilers).

La verdad es que me agradó bastante esta adaptación. Aunque no estuve conforme con la variación del final con respecto a la película de 1989, en la que se hacía sentir más el peso del drama de un padre intentando asesinar a su hijo.

Este remake funciona bien como película de terror contemporánea con muchas escenas “jump scare”, un estilo que le gusta mucho a la audiencia más joven actual, sin embargo, por buscar esa tensión constante para hacer saltar muy seguido a la audiencia, no se siente ese contraste tan necesario entre escenas de vida cotidiana de los personajes y los otros momentos sobrenaturales que crea más profundidad en la trama. En ese aspecto la versión de 1989 resultaba superior, con un drama que reposaba más sobre el guión que curiosamente escribió Stephen King en aquella oportunidad.

A nivel de los actores, los del remake hacen interpretaciones superiores, aunque el niño de la versión del 89 me agradaba más personalmente. En esta ocasión, el niño no es el que muere en un trágico accidente, sino su hermana de 9 años, Ellie, interpretada por Jeté Laurence. Este giro de la nueva adaptación le da un mayor peso al regreso de Ellie, quien al ser una niña más grande ya representa una amenaza más temible que la de un niño pequeño, pero en contraposición, le resta ese efecto impactante de ver a un ser más inocente cometer atrocidades, y más aún, experimentar el dolor de un padre al verse obligado a matar a su pequeño hijo.

El actor Jason Clarke hizo un buen trabajo como Louis, superando con creces lo que nos mostró Dale Midkiff en el 89, aún cuando el guión no le dio muchas oportunidades de crear una empatía más profunda con la audiencia.

En conclusión, el “Cementerio Maldito” del 2019 que nos trajo Paramount Pictures es una película de terror entretenida de ver, pero que no te deja crudamente impactado como es la intención de la novela original, por lo que quizá pase un poco desapercibida ante las nuevas adaptaciones de historias de Stephen King como IT, estrenada por Warner Bros. Pictures en 2017 ó Gerald’s Game, producida por Netflix ese mismo año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *