¿Qué es un VPN y cómo utilizarlo correctamente?

Una Virtual Private Network se traduce como una Red Privada Virtual, y también se le conoce como VPN por sus siglas en inglés. Pero, ¿Qué es una VPN?

Es una herramienta que permite a los individuos y empresas proteger sus identidades e información personal. Las VPNs se utilizan para ocultar la dirección IP origen del usuario y redirigirla hacia algún otro lugar. Esta práctica es sumamente útil para bloquear cualquier intento de rastreo de información o hábitos de navegación por parte de terceros. También las VPNs son comúnmente utilizadas para poder visualizar contenidos en Internet que están disponibles sólo para ciertas áreas, al permitir al usuario configurar un IP de origen desde cualquier país.

Adicionalmente, las VPNs otorgan un nivel extra de seguridad contra los intentos de hackeo o ante agencias de seguridad de gobierno, más que todo de interés cuando se utiliza un servicio WiFi público. Algunas VPNs pueden incluso dar acceso remoto a los empleados de una compañía para cualquier recurso en los servidores de sus oficinas.

Existen muchos servicios de VPN, tanto gratuitos como pagos. Aprender a utilizarlos no es cosa del otro mundo, todo empieza con una simple instalación de software en tu computadora, smartphone o tablet. A continuación, te daremos una explicación a groso modo de cómo utilizar correctamente una VPN en líneas generales.

¿Cómo usar una VPN?

1.- El primer paso es descargar el software de la VPN. Para ello puedes elegir entre una variedad de VPNs pagos o gratuitos. Para el uso más básico de una VPN te puede funcionar una versión gratuita (aunque tengan sus limitaciones de data o tiempo), pero por lo general si necesitas un mejor servicio y un nivel mayor de encriptación y protección de tu actividad en línea puede que te convenga más una versión paga.

Entre las VPNs gratuitas más comunes puedes encontrar: TunnelBear, ProtonVPN, VPN Gate, Windscribe, Cyber Ghost, Hola.org y Starter VPN.

2.- Una vez que has descargado el software de la VPN, debes instalarlo. Algunos pueden comenzar a utilizarse tras la instalación del software, pero en otros casos tendrás que seguir las instrucciones para crearte una cuenta de usuario para poder disfrutar del servicio.

No olvides estar atento a leer los términos y condiciones de uso del servicio, para que sepas si el uso está sujeto a limitaciones de data/tiempo o si la instalación te está ofreciendo una instalación adicional de un software de tercero completamente opcional que puedes declinar.

3.- Tras ejecutar el software VPN normalmente se solicita la información de tu cuenta de usuario, para darte acceso al servicio. En el caso de empresas, el software de la VPN puede abrir una nueva ventana que luzca como un segundo escritorio, mejor conocido como un virtual desktop (escritorio virtual), con el que podrás tener acceso a recursos remotos. También puedes abrir el explorador y entrar a una web segura.

4.- Utilizando la VPN ya estarás protegiendo tu IP y demás información personal de tu conexión. Puedes configurar tu VPN para que cambie automáticamente a una red de forma aleatoria, o puedes configurarla para conectarte a una red de algún país en específico de origen para poder tener acceso a ciertos contenidos en línea limitados por región.

Si estás utilizando una VPN gratuita comúnmente obtendrás un límite de transferencia de data mensual, o alguna limitación por tiempo de uso. Por esta razón es mejor sólo activar la VPN cuando realmente necesitas proteger tu IP. En cualquier caso, si no quieres estar sujeto a estas limitaciones, siempre está la opción de elegir un proveedor VPN pago que te otorge todas las características que deseas.