Reseña de “Spider-Man: Un Nuevo Universo”, la película animada que lo cambia todo

Sony Pictures Animation ha logrado cambiar la forma en la que veremos las películas animadas basadas en cómics. Ese es el legado que “Spider-Man: Un Nuevo Universo” (Spider-Man: Into The Spider-Verse) dejará para las próximas entregas de los títulos del Spider-Verso y posiblemente para las películas de otros superhéroes que copien el estilo de animación tan acertado para presentar el género. A continuación, mi apreciación del film (advertencia de spoilers).

Lo mejor de “Spider-Man: Un Nuevo Universo” es, sin lugar a dudas, su estilo innovador de animación que te hace sentir como si estuvieses leyendo un cómic en la pantalla grande. Una técnica muy acertada para el género de historietas y muy conveniente para presentarnos el Spider-Verso, la coexistencia de múltiples universos en el que podemos encontrar diferentes Spider-Man.

Entre los personajes que portan la máscara del hombre arácnido, tenemos a Peter Parker, Peter B. Parker, Miles Morales, Gwen Stacy, Peter Porker, Peni Parker, y el Parker de Spider-Man Noir.

Todos tienen un momento para brillar en la trama, sin embargo, los que más resaltan en protagonismo en orden de relevancia son Miles Morales, Peter B. Parker y Gwen Stacy. Los demás tiene menos tiempo en escena, pero son tremendamente divertidos, sobretodo las participaciones de Spider-Ham (Peter Pork).

Wilson Fisk (Kingpin) como el villano principal de la trama funciona muy bien, acompañado de la versión femenina de Doc Ock y el habilidoso criminal Prowler, identidad secreta de Aaron David, tío de Miles.

También llegamos a ver en acción a Duende Verde y Escorpión, pero no tienen tanto protagonismo como el que hubiésemos querido en la trama.

La historia es sencilla pero funciona, porque ayuda a comprender la complejidad del Spider-Verso. Kingpin crea una máquina capaz de unir varios universos con la finalidad de poder traer al suyo a su esposa e hijo, ambos muertos en su universo en un accidente automovilístico mientras huían despavoridos al verlo luchar contra Sider-Man. En su afán por cumplir su objetivo, Spider-Man resulta comprometido con la máquina, ocasionando como resultado que lleguen a este universo de Kingpin los diferentes portadores de la máscara de Spidey de los otros universos.

El Spider-Man del universo de Kingpin es muy parecido a un Bruce Wayne, con una cueva con super tecnología, vehículos y gadgets costosos. Esta versión de Peter Parker muere a manos del gigante mafioso, pero no sin antes dejar en manos de Miles un pendrive con el software necesario para destruir la máquina que ha creado Kingpin, que puede llegar a ser tan peligrosa como para destruir la continuidad del espacio-tiempo.

Allí comienza la aventura de Miles, quien tras haber sido picado por una araña de laboratorio, ahora debe descubrirse como un hombre araña y convertirse en un verdadero héroe.

El único aspecto de la película con el que no quedé conforme, es con la resolución de la pelea final. Es una batalla épica entre todos los arácnidos contra Kingpin y sus secuaces, pero toma lugar en el edificio en donde se encuentra la máquina fusionando los diferentes universos, lo que ocasiona que se pierda todo sentido de orientación en el espacio y toda la escena se vuelve quizá demasiado psicodélica.

En conclusión, sólo puedo recomendarles ciégamente ir al cine a ver “Spider-Man: Un Nuevo Universo”. Es una experiencia única, refrescante y súmamente entretenida. En mi opinión, la mejor película animada de 2018, seguida de WiFi Ralph, y también una cinta revolucionaria dentro del género de las películas animadas de superhéroes.