Lo que pasó con el Gorila del Zoológico de Cincinnati fue lo mejor (análisis del debate)

analisis-accidente-zoologico-cincinnati-nolapeles.com

Esta semana el internet fue el escenario de polémicas discusiones sobre lo sucedido en un zoológico en Cincinnati, donde un niño de 4 años cayó dentro de una fosa de gorilas y el personal de emergencias del zoológico decidió ultimar al animal dadas las circunstancias.

No podemos cambiar el pasado, pero el evento ha causado debates interminables llenos de “sabelotodos” en internet.

Quiero aprovechar la ocasión para demostrar la cantidad de posiciones equívocas en este debate, y analizar algunas posturas que incluso pudieran tener un impacto aún más negativo en la vida de las personas afectadas.

Análisis de los argumentos más comunes surgidos del debate en Internet del caso del gorila Harambe del Zoológico de Cincinnati:

1. ¡Tenían que haber utilizado un dardo tranquilizante!

¡Wow, eres un genio!, o quizá sólo has visto demasiadas películas.

Primero, un gorila de 200kg es imposible que caiga de forma inmediata con dardos tranquilizantes. Tendrían que dispararle varios, y aún así tomarían minutos en hacer efecto. Los dardos le dolerían y probablemente la reacción al dolor hubiese hecho que el niño
que tenía agarrado hubiese sido lanzado contra una pared, o contra el piso matándolo de inmediato. Y en el caso de que fuese posible adormecerlo de forma inmediata, es un gorila de 200kg que podría aplastar al niño si le cae encima.

2. ¡Qué padres tan irresponsables! Es culpa de los padres.

Si dices esto es porque nunca has tenido el placer de cuidar a un niño hiperactivo. No importa cuántas veces le digas que no, basta que bajes la mirada para sacar algo de tu bolso y al voltear se te desaparece o se encarama donde no debe. En este caso la madre le habia dicho al niño que “¡No!” múltiples veces, que no podía ir a donde los gorilas porque era peligroso.

¿Sabías que ya hay más de 100 mil peticiones para que metan presos a los padres? ¿Qué va a ser de sus hijos? En la mayoría de los casos, cuando los niños son arrebatados de los padres por el estado, terminan en orfanatos donde son podrían ser maltratados o abusados psicológica y/o sexualmente, muchos de los que han tenido una mala experiencia de ese tipo terminan con trastornos de por vida o en el suicidio.

3. ¡Deberían cerrar todos los zoológicos! Es cruel tener a esos animales encerrados ahí.

Pues si no lo sabías, los zoológicos que albergan gorilas hacen labores súper importantes en la preservación de especies animales. En el caso de los gorilas, en un gran número de regiones en África aún es legal la caza de gorilas, y los nativos se lucran llevando a cazadores extranjeros en safaris.

Quizás no es ideal el lugar donde viven estos gorilas, cuyos niveles intelectuales son ciertamente superiores a los de un perro, pero la gran mayoría de ellos han nacido en cautiverio y forman lazos sentimentales con sus cuidadores. A nadie le debe haber dolido más la muerte del gorila Harambe de Cincinnati que a la misma gente del zoológico que lo crió.

Y en el caso de aquellos que piensan que el gorila era miserable estando encerrado en ese zoológico, pues haberlo matado entonces (según ese argumento), lo sacó de su miseria, ¿no?…

Por último con respecto a los zoológicos, son lugares donde adultos y niños aprenden sobre el reino animal de forma tangible, creando empatía por los animales, inspirando futuras generaciones de personas a que cuiden de ellos y creando conciencia en contra de la caza indiscriminada.

Los zoológicos son santuarios que salvaguardan especies en extinción y muchos tienen los recursos necesarios para la investigación científica que nos ayuda a entender cada vez mejor al reino animal.

Lo que pasó, pasó. Y dentro de todo lo malo, fue lo mejor. El niño sobrevivió. Para un niño que ciertamente a su pequeña edad estaba fascinado por estar cerca de los gorilas, esta será una experiencia que de un modo u otro lo habrá marcado de por vida. Posiblemente termine siendo un activista que le salve la vida a miles de gorilas en el futuro, un científico o veterinario que con sus acciones pague con creces la deuda al gorila Harambe que perdió su vida por un accidente inocente.

Los zoológicos no van a desaparecer. Lo que se debe revisar en todos los zoológicos del mundo, empezando por el de Cincinatti, es que en su diseño sea imposible que un accidente como este vuelva a suceder. Este accidente sólo pudo ser posible por un error de diseño de los arquitectos.

En conclusión, cuando veas una situación polémica piensa un poco más antes de juzgar, ponte en los zapatos de todos y cada uno de los afectados, y piensa en las consecuencias de tus juicios antes de emitirlos.

Recuerda que tu opinión y análisis del caso son bienvenidos en los comentarios abajo.

¡Hasta la próxima y No La Peles!