Reseña de DUMBO: Tim Burton se arriesgó, pero no todo salió bien

Tim Burton fue osado en entregarnos una historia de Dumbo con muchos cambios en sus argumentos originales, pero ser arriesgado no garantiza que una película sea del agrado del público, más cuando se trata de un gran porcentaje de personas que crecieron viendo un clásico de Disney de 1941. Advertencia de spoilers a continuación.

La película tiene un excelente elenco, todos los actores parecen calar muy bien dentro de sus personajes, a pesar que se les sienta un tanto superficiales porque el guión no les presta mucho apoyo entre las escenas.

Danny DeVito como Max Medici, jefe del circo, hizo un excelente trabajo. Es una lástima que después del primer acto de la cinta ya su participación no sea de tanto peso.

Colin Farrell nos presenta al veterano de guerra Holt Farrier, padre de los niños Milly (Nico Parker) y Joe (Finley Hobbins). Su personaje es clave en la resolución del tercer acto de la película, pero se siente ausente en los otros dos tercios. Se sabe que Farrier era un jinete con un gran acto de caballos, pero nada nos muestran de eso en el film, ni siquiera en forma de recuerdo. Habría sido interesante ver un poco más de las habilidades de Farrier y su pasado con los niños y su madre para darle más profundidad al personaje y crear mayor empatía.

Por su parte, Michael Keaton interpreta al “villano” de la trama, V. A. Vandevere, un hombre de negocios dueño del gran parque de atracciones Dreamland. Su rol le da un giro interesante a la película y al mismo tiempo es la piedra angular del gran cambio argumental de la historia con respecto al clásico de Disney. Es por ello que en primera instancia se siente como un personaje fuera de lugar en la trama, pero luego poco a poco encaja perfectamente en la historia que nos deseaba contar Burton.

El personaje que más disfruté del elenco fue el de Colette Marchant, interpretando divinamente por Eva Green. Su personaje resulta muy interesante, ya que se presenta como una mano derecha de Vandevere, pero más tarde lo traiciona tras relacionarse con Dumbo y la Familia Farrier. Excelente trabajo de la actriz Green manejando las emociones en ese giro de la trama.

Si me preguntan, cuál es el mayor logro de esta adaptación, tendría que decir que es la representación del personaje de Dumbo. La animación si bien no es la mejor que hayamos visto en el cine, logra entregarnos un elefante bebé bastante entrañable que se asemeja mucho en aspecto e incluso gestos al Dumbo del clásico animado.

No fui fan de la forma que buscaron una causa “family friendly” a la icónica escena de los elefantes rosa. A nivel de efectos y musicalización, estuvo bien, pero pierde todo el sentido original del eufemismo de la alucinación de los elefantes rosa que surgían en Dumbo producto de la intoxicación por alcohol en la película animada.

En conclusión, Dumbo es una película en mi opinión más disfrutable por todos aquellos que ya conocen la película animada original, ya que aumenta el valor nostálgico de la cinta. Para las nuevas audiencias, es altamente probable que esta película pase sin pena ni gloria, como un recordatorio más que no siempre arriesgarse a cambiar una historia original es garantía de éxito, a veces es mejor contar la misma historia corta e impactante, que alargarla tratando de dilatar la pasión con rellenos que al final la harán parecer aburrida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *