Reseña de la película “Escalofríos 2: Una noche embrujada”

Sony Pictures nos trajo esta temporada la secuela “Escalofríos 2: Una noche embrujada”, una película divertida, que no busca superar en la trama a la original, pero que logra traer de regreso al muñeco diabólico Slappy en un papel más protagónico en compañía de sus monstruosos secuaces que tanto estrañábamos.

Escalofríos 2 es diversión para toda las edades, con un toque de terror muy sutil que la hace excelente opción para los más pequeños de la casa. Incluso me atrevería a decir que el “terror” de esta entrega llega a ser más sutil que el de la película original.

A diferencia de Rob Letterman (director de la primera entrega de Escalofríos), Ari Sandel se aventura a crear una secuela más dinámica, quizá con una trama más floja o carente de sentido si se le compara con su predecesora, pero que da pie a escenas súper divertidas como la lucha de los ositos de gomita contra los muchachos en una casa en plena noche de Halloween.

Jack Black vuelve en su rol del escrito R.L. Stine, pero su mayor contribución al film es interpretando la voz de Slappy, quien desde el inicio tras ser liberado por los niños Sonny (Jeremy Ray Taylor) y Sam (Caleel Harris) se roba completamente el show interactuando más tarde con Kathy (Wendi McLendon-Covey), madre de Sonny, y su hija Sarah (Madison Iseman).

La participación de Ken Jeong como Mr. Chu le da un mayor impulso a la comedia, al mismo tiempo que su personaje aporta valor a la historia con su gran pasión por los disfraces y la decoración temática del hogar. Sin duda, todos quedamos con ganas de ver más de Mr. Chu.

Ver también: Es hora de hacer que Halloween dure para siempre… Escalofríos 2: Una noche embrujada

Lo único que realmente lamenté, es que no nos contaran nada del paradero de Zach (Dylan Minnette), Hanna (Odeya Rush) y Champ (Ryan Lee), personajes que se ganaron el cariño de la audiencia con sus excelentes interpretaciones en la primera historia.

En conclusión, tengo que aceptar que la trama del film del 2015 me resultó más convincente a nivel de historia. Eso es algo que probablemente cualquier adulto podría notar si la compara contra la nueva trama de Escalofríos 2, en la que los mounstruos no necesariamente están obligados a liberarse de los libros de Stine, sino pueden ser reanimados por el poder de la magía oscura de Slappy. Un detalle que para efecto de la diversión de la audiencia infantil no tendrá mayor relevancia. El resultado es una película realmente disfrutable para compartir en familia.