Seis consejos impelables para un freelancer principiante

Lo de siempre, comienzas con los ánimos por las nubes. Estás feliz porque has descubierto que a través de Internet puedes obtener tan buenos ingresos que ni siquiera tienes que seguir en ese trabajo que odias y lo mejor de todo ¡Ganando en moneda extranjera por hacer las cosas que más te gustan! Definitivamente, este es uno de los mejores descubrimientos que puede hacer cualquier persona, es información que te empodera.

Si tienes algún talento, conocimiento o formación que puedas ofrecer a través de internet, ya estás en capacidad de ser un freelancer o u trabajador autónomo ¿Cómo funciona esto? Como en la vida real. Por ejemplo, necesitas un electricista y llamas a uno de confianza para que vaya a tu casa y resuelva el problema que tengas. En la 2.0 pasa lo mismo, si necesitas algo, acudes a un autónomo especializado en su área y haces la transacción directamente con esa persona al ponerse de acuerdo en lo que ambas partes necesitan para lograr el resultado, todo por Internet.

Hay varios sitios web donde puedes ofertar tus servicios de freelance o solicitarlo, una de las más destacadas se llama Fiverr. Si aun no te has inscrito en ella como cliente o como freelancer, aprende en Gananci cómo utilizar esta plataforma para ganar dinero. Este sitio web es un marketplace donde muchos profesionales y personas normales ofrecen servicios de diversos tipos en una gran cantidad de categorías.

Sin embargo, Fiverr no es la única página que existe con esta finalidad, hay muchas otras donde también puedes ofertar tus productos digitales o servicios a clientes de todas partes del mundo como Freelancer.

Ahora bien, cuando tú hiciste el descubrimiento de que puedes trabajar por Internet hubo cientos de miles de personas ya lo habían hecho mucho antes que tú y días después habrá muchos más que también quieran entrar en la competencia. Por eso esta manera de ejercer tu profesión u oficio no es algo que puedas tomar a la ligera si tu meta es convertirte en un freelancer a tiempo completo.

Para ayudarte a que tu camino a alcanzar dicha meta no sea un martirio, mira a continuación algunos consejos que te funcionarán para saber cómo actuar y que te puedas ahorrar -gran parte de los- los tropezones que tienden a ocurrir cuando estás comenzando:

1.- Diversifícate: un freelancer exitoso a principio no puede poner toda su esperanza en una sola plataforma. Lo mejor que puedes hacer es que dediques el tiempo de crear perfiles en distintos marketplaces en Internet.

Así tendrás muchas más oportunidades de conseguir clientes lo cual es muy valioso cuando estás comenzando ya que requieres experiencia válida que puedas demostrar a tus prospectos.

2.- Pule tu marca personal: necesitas saber con exactitud cuáles son tus mejores cualidades y qué es lo que te diferencia a ti del resto de las personas que ofrecen el mismo servicio que tú en la web. Al saber esto lo utilizarás como herramienta al momento de postularte para proyectos o de crear tus propios anuncios.

De esto se trata tu marca personal. De saber cuáles son tus mayores aciertos, lo que ofreces y la manera en que eso es superior en comparación a la competencia.

3.- Traza un plan: convertirse en freelancer no significa que automáticamente cambias de status y pasas a ser una hoja que la lleva el viento por todas partes. Es cierto que gozas de una libertad de horario porque tú pasas a ser tu propio jefe, pero ser jefe también conlleva responsabilidades si quieres tener estabilidad en este negocio.

El plan debe incluir el tiempo que estás dispuesto a invertir a diario para ganar dinero, cómo organizarás tu agenda para que te de tiempo de equilibrar los otros aspectos de tu vida (estudios, ejercicio, vida social, descanso, etc.), cuánto quieres ganar y cuáles metas te propondrás. Es importante contar con metas establecidas para poder mantener la motivación y que el trabajo no se vuelva monótono.

4.- No regales tu trabajo: muchos clientes en Internet prefieren contratar personas sin demasiada experiencia como freelancer para pagarle mucho menos debido a que les están “ayudando a construir su reputación”. Esta reputación es importante porque servirá como carta de presentación para futuros proyectos, pero no permitas que se aprovechen de ti.

Nunca regales tu trabajo ya que es tiempo y conocimientos que tú has invertido para poder llegar al nivel en el que te encuentras. No tengas miedo de negarte ante peticiones en las que claramente no estás ganando nada o en aquellas en las que no estés de acuerdo con los términos. Entre los beneficios que te da trabajar como freelancer está la capacidad de negociar con tus prospectos desde el mismo nivel que ellos y no desde un nivel “inferior”.

Con respecto a los precios, la recomendación es que los establezcas tomando en cuenta tu target, tu nivel de experticia en el tema, los tabuladores existentes en el mercado, el nivel de dificultad que requiere y el tiempo que tardarás en completar el proyecto.

5.- Establece tus propias reglas: así te evitarás una enorme cantidad de problemas y te servirán para comunicarle a tus prospectos y clientes -sin que tengas que decirlo directamente- que te tomas muy en serio tu trabajo.

Entre esas reglas puedes escribir tus tiempos de entrega, la manera en cómo prefieres los pagos, la garantía que ofreces, entre otros. Al proveer esta información oportunamente a las personas con las que haces negocios es difícil que pueda haber malos entendidos.

6.- La buena administración es vital: no solamente del tiempo -un freelancer mal organizado está desperdiciando su potencial- también se requiere una buena administración del dinero. esto porque al trabajar de manera autónomo no siempre tendrás los mismos ingresos, por lo que necesitas tomar medidas que te permitan mantenerte estable en el tiempo.

No gastes todos los ingresos que obtengas, prefiere ser disciplinado y ahorrar una parte para que puedas tener un colchón en caso de que más adelante lo requieras, o para invertir en engrandecer tu propio negocio.