¿Por qué los videojuegos pueden ser beneficiosos para ti?

El debate sobre los videojuegos, si son buenos o malos para nosotros, ha estado en marcha desde la época de Pong y de Space Invaders. Desafortunadamente, la mayoría de las personas siempre han supuesto que fueron la causa de muchos problemas graves y físicos. Incluso si faltara evidencia científica para comprobarlo.

Algunos dicen que está en nuestra naturaleza humana encontrar algo a lo que culpar cuando hay un problema, y los videojuegos siempre han sido un objetivo fácil.

Sin embargo, las cosas han cambiado y ahora se están llevando a cabo más estudios profesionales para descubrir la verdad.

Aunque aún no exista suficiente evidencia para ofrecer una respuesta sólida, la buena noticia es que la mayoría de los investigadores están descubriendo que los juegos pueden ser buenos para nosotros.

Este artículo te dará algunas razones por las que los videojuegos pueden ser buenos para ti. Pero antes de que sigas leyendo, recuerda que todo en exceso puede ser dañino.

Ningún beneficio que provenga de un juego justificará jugarlo por 10 horas al día. Es tu responsabilidad determinar cuánto tiempo debes jugar antes de apagar la consola y hacer otra cosa por más difícil que sea.

Los videojuegos pueden ralentizar el envejecimiento

Hombres, mujeres, adultos jóvenes, personas de mediana edad, todos tienen algo en común y eso es el envejecimiento. Y si bien ser más viejo y sabio tiene sus ventajas, también surgen una serie de problemas naturales.

Existe una razón por las que ves a las personas mayores manejando a 25MPH a pesar de que el límite de velocidad es de 45. Pero al igual que mantener una rutina de ejercicios saludables, puede ayudar a que tu cuerpo se sienta de 50 cuando en realidad tengas 60 años, nuestro cerebro también se puede mantener en forma: con videojuegos.

Mejoran la toma de decisiones

C. Shawn Green de la Universidad de Rochester quería ver cómo los juegos afectan nuestra capacidad para tomar decisiones.

Su objetivo era probar si los juegos que nos demandan ver y seguir el movimiento de imágenes periféricas, mejoran nuestra capacidad de recibir datos sensoriales y así nos ayudan a tomar decisiones más precisas.

El estudio contó con un grupo de adultos jóvenes sin experiencia de juego que ejecutaba un juego de acción durante 50 horas.

Un segundo grupo de la misma edad ejecutó uno de estrategia de ritmo lento en su lugar. Después del estudio, Green no tuvo más que cosas buenas que decir:

“Los videojuegos de acción son rápidos y aparecen imágenes periféricas y eventos que desaparecen. Estos videojuegos están enseñando a las personas a ser mejores tomando datos sensoriales y traduciéndolos en decisiones correctas”.

Pueden ayudar tu visión

Hay pocos niños que crecieron sin escuchar a sus padres decir: “te vas a quedar ciego viendo la pantalla todo el día”.

Por un tiempo, parecía que tenía un punto, ya que tendemos a parpadear con mucha menos frecuencia mientras jugamos un juego. Esto puede causar problemas graves como la fatiga visual y el síndrome del ojo seco.

Otro equipo de investigadores de la Universidad de Rochester intentó comprobar si los juegos realmente empeoran nuestra visión.

Después de las pruebas, los que jugaron shooters en primera persona mostraron signos de tener una mejor visión que los demás. Daphne Bavelier, la líder del estudio, descubrió que jugar juegos de acción mejora una habilidad llamada función de sensibilidad de contraste.

Esta habilidad nos ayuda a discernir entre los cambios en tonos de gris sobre un fondo de color, lo cual es muy beneficioso cuando se conduce de noche.

Pueden mejorar tu habilidad de aprender

Contrariamente a la creencia popular de que los videojuegos te hacen sentir mal en la escuela, los investigadores del Reino Unido descubrieron que ciertos videojuegos realmente pueden mejorar la flexibilidad de nuestro cerebro.

El estudio se realizó tanto en el University College de Londres, como en la Universidad Queen Mary en la misma ciudad. Tuvo 72 voluntarios que jugaron dos juegos diferentes durante 40 horas entre 6 y 8 semanas.

Los juegos fueron StarCraft, un rápido juego de estrategia en tiempo real, y The Sims, un juego de simulación de vida más lento. Esto fue lo que dijeron:

“Este resultado respalda la noción de que la manipulación de juegos dentro de StarCraft llevó a los participantes a gestionar más fuentes de información durante el juego, lo que lleva a mejoras en la flexibilidad cognitiva”.

En otras palabras, las personas que jugaron StarCraft contaron con una mejor flexibilidad cognitiva ya que el juego requiere de un pensamiento constante y de la entrada de jugadores.

Entonces, aunque los juegos más lentos pueden no ofrecer el mismo beneficio, es genial saber que nuestros juegos favoritos de ritmo rápido nos están ayudando a ser mejores estudiantes, al mismo tiempo que nos entretienen.

Mejora el enfoque y la atención

Una de las mayores preocupaciones entre los padres de hoy es que sus hijos se sienten en clases pensando en Minecraft y Pokemón en lugar de escuchar a la maestra.

Para ver si los juegos ayudaron a los niños a prestar más atención, un investigador llamado Vikranth Bejjanki realizó algunos experimentos junto con varios colegas.

Estas pruebas involucraron, primero, tener dos grupos: jugadores experimentados y sin experiencia. Estos debieron realizar varias tareas perceptivas, como la discriminación de patrones.

Los jugadores terminaron superando al otro grupo que rara vez, o nunca, jugaba juegos antes del experimento. El estudio concluye lo siguiente:

“El aprendizaje mejorado de la regularidad y la estructura de los entornos puede actuar como un mecanismo central por el cual el juego de acción influye en el rendimiento de la percepción, la atención y la cognición”.

Todavía quedan muchas investigaciones por hacer antes de descubrir cómo los personajes virtuales, las historias y los mundos que amamos realmente afectan a nivel físico y mental.

Como dije anteriormente, todo en exceso es dañino. ¡Juega con moderación!