¿Qué es el bitcoin y cómo funciona?

Es probable que hayas escuchado sobre los increíbles métodos efectivos para ganar dinero con bitcoin. Sin embargo, tal vez te estés preguntando de qué trata todo esto de las criptomonedas.

Primeramente, es necesario comprender que cuando hablamos del bitcoin nos estamos refiriendo tanto a la moneda digital, como al sistema en sí. En cuanto a su función como moneda, este es útil para realizar cualquier tipo de transacción como si fuese otra moneda más, sólo que no posee un banco central que lo regule.

Al contrario, esta moneda digital encuentra sustento en el sistema digital creado por Satoshi Nakamoto durante el año 2009, es decir, se basa en una cadena de bloques, o blockchain. Por ello, el bitcoin no es regulado por ningún estado ni país, sino que el creador tomó la decisión de que este diseño fuese de licencia libre.

Es decir, que tampoco le pertenece a ninguna empresa ni individuo. La plataforma funciona es gracias a los mismos usuarios que usan el bitcoin.

El bitcoin es una moneda como cualquier otra en el mundo, y la utilidad también es la misma que pudiese tener otro tipo de moneda.

La diferencia del bitcoin con las otras monedas que forman parte de un banco central, el cual también las emite, es que esta moneda solamente tiene existencia en la blockchain que la sustenta. También es necesario saber que las transacciones atraviesan un proceso de verificación que impide que sean gastados dos veces.

Todas las transacciones son registradas de forma pública, de manera que cada porción de un bitcoin es irrepetible. La estructura de esta criptomoneda es compleja y está basada, como hemos mencionado, en la cadena de bloques.

Para manejar los fondos, los usuarios necesitan contar con una billetera digital, así como con una llave pública y una privada. La primera podría equipararse a tener una cuenta bancaria, y la segunda sería como tener la contraseña para acceder a ella.

Tendiendo la llave pública y la llave privada ya es posible ejecutar cualquier transacción, en cualquier momento y lugar en el cual se encuentre el usuario. También, es posible canjearla por monedas locales, empleando para ello una plataforma especializada –como Localbitcoins, por ejemplo-, o en casas de cambio.

Su abreviatura es BTC, y la plataforma en sí es representada con la letra “B” en mayúscula. Cuando se emplea la grafía “bitcoin”, en minúscula se refiere a las unidades de moneda.

Bitcoin es una de las primeras blockchains en aparecer, por lo que, para el sistema digital, es una moneda con suma relevancia.

Además, otra de las ventajas que ofrece el sistema Bitcoin es que este es descentralizado, es decir, no requiere de la presencia de otros entes como mediadores para realizar las operaciones financieras. El mismo código de Bitcoin ofrece la confianza de que las transacciones no serán fraudulentas.

Sin duda, es un sistema diferente al tradicional en el cual se encuentran presentes los bancos, u organismos gubernamentales, para emitir, distribuir y regular las operaciones realizadas por los usuarios.

El sistema criptográfico que ofrece la blockchain hace posible que una infinidad de transacciones entre usuarios sean registradas, y todos pueden observar la existencia de los fondos y hacía dónde realmente fueron transferidos.

Este sistema desestima por completo la necesidad de contar con un control bancario capaz de cobrar altas comisiones a sus clientes, además de llegar a congelar sus cuentas.

¿De qué manera funciona el Bitcoin?

Su funcionamiento es simple, sólo basta con tener una billetera digital, la cual puede utilizarse desde el escritorio de la Pc, o como aplicación desde el dispositivo móvil. Desde dicha billetera es que se realizarán todas las operaciones, la mayoría de las veces de forma gratis, o pagando sólo una mínima comisión, que puede depender del tamaño de la transacción, la congestión en la red o la rapidez con la cual la quiera el usuario.

Generalmente, sólo se necesita esperar 10 minutos, aproximadamente, para que sean recibidas entre 3 y 6 confirmaciones validando la transacción.

En el explorador de la blockchain puedes ver, de manera pública, cuántos bitcoins posee una dirección, así como las transacciones ejecutadas con la fecha y hora del momento en el cual se realizó.

Es necesario que el usuario sepa que, más allá de lo que se dice sobre el anonimato que ofrece Bitcoin, la realidad es que, aunque no son requeridos datos personales y por tanto, no puede verse de manera sencilla de quién es el monedero, en algunas plataformas sí puede observarse, e incluso se pueden rastrear las direcciones de los usuarios.

Es por ello que también han surgido otras monedas digitales tratando de mejorar estos aspectos, es decir, la privacidad y confidencialidad de los usuarios y las transacciones, tal como Monero y Zcash, por ejemplo.