Reseña de Ready Player One: El nuevo clásico de culto de la Cultura Pop de los 80

Se ha estrenado Ready Player One, la nueva película dirigida por Steven Spielberg basada en la novela homónima de ciencia ficción escrita por Ernest Cline. Desde su estreno, el film ha recaudado unos 41,7 millones de dólares en su primer fin de semana según boxofficemojo, convirtiéndose en el mejor estreno de Spielberg desde la cuarta entrega de Indiana Jones en 2008. Sin contar que a nivel mundial ya ha recaudado unos 181 millones de dólares, con 61,7 millones recaudados en China, lo que la convierte en el mejor estreno de Warner Bros. en Asia. La pregunta inevitable es: ¿Por qué Ready Player One ha tenido tanto éxito? Encuentra las razones en nuestra reseña de la película a continuación (alerta de spoilers).

Ready Player One ha sido todo un experimento social, ya que desde que Ernest Cline escribió la novela en 2010, ya Warner Bros. había negociado sus derechos para llevar a cabo la película. En qué mejores manos podría haber caído la responsabilidad de dirigir una aventura de ciencia ficción llega de referencias de la cultura pop de los años 80, más que las de Steven Spielberg.

La condición inicial de Spielberg fue que no quería que apareciera referencias a sus películas en Ready Player One, cosa que no pudo lograr del todo, ya que era imposible no incluir datos de sus películas que fueron tan icónicas en los 80, empezando por el DeLorean DMC-12 que conduce Wade Watts (Tye Sheridan) que fue el auto-máquina del tiempo creado por el Doc Brown en la trilogía de Volver al Futuro en la que Spielberg fue productor.

Yendo al grano, el éxito de esta película tiene mucho que ver con el clima de nostalgia con la que nos envuelven desde un principio con las canciones de A-ha, Duran Duran, New Order, Van Halen, etc., las referencias a las icónicas películas de los 80 y las innumerables referencias a los clásicos videojuegos de la década que comenzaron desde Atari, Intellivision, juegos de pc para Commodore Amiga, X86, Pentium I, y pare usted de contar.

Esta era una formula que aunque ya se había utilizado en otras producciones, nunca antes de había concentrado de tal manera en una sola historia, con una trama que si bien no es la más sorprendente a estas alturas, tiene los ingredientes necesarios para atrapar a una audiencia joven con increíbles escenas de acción, y a los mayores aprovechándose de la nostalgia de una era.

Wade Watts es un héroe que no ha despertado. Su aventura comienza cuando logra descifrar una de las pruebas que dejó el creador de Oasis antes de morir, Halliday (Mark Rylance), para dejar el legado de su fortuna y su videojuego.

Esa primera prueba es una carrera con la que prácticamente inicia la película. Una escena que vimos a trozos en los adelantos previos del film, pero que aún así no deja de ser electrizante. Sin dudas la pondría como mi primera escena favorita de Ready Player One.

La única escena que llega a colarse en un segundo lugar como mi favorita, es la del tributo a The Shining, el film dirigino por Stanley Kubrick basado en la novela homónima de Stephen King. Para los que ya han visto este clásico thriller encontrarán esta escena delirante. ¡Ver nuevamente a las escalofriantes gemelas, el cuarto de sangre y la mujer en la bañera, no tiene precio!

No vale la pena repasar la gran cantidad de referencias de personajes de videojuegos y películas que vemos a lo largo de la película. Lo que sí vale la pena hacer notar, es que este proceso nunca se hace tedioso, Spielberg logra colar cada referencia de una manera audaz y natural en la pantalla, así como lo hace en la pista de baile virtual con la escena de baile que recuerda a Saturday Night Fever protagonizada por John Travolta, esta bailada por los protagonistas Parzival y Artemis (Olivia Cooke).

Otro aspecto muy bien logrado son las transiciones entre escenas del mundo real y las de la realidad virtual de Oasis. Nunca se siente como que se pierde el hilo de los hechos en ningún momento, ni parece que alguno de los mundos es menos relevante en la trama.

En cuanto a lo que no me llegó a convencer del film, tendría que hablar de dos puntos. Uno es el hecho de que no se haya sentido el dolor de Wade luego que la malvada organización IOI matara a su tía, quien era su único familiar cercano. La trama no le da peso a este hecho luego de que ocurre, cosa que me hace pensar que desaprovecharon un poco las consecuencias de ese asesinato. Segundo, tendría que decir que la forma en la que reúnen al clan de los Hi-5 no me pareció fluida, sino abrupta. Hubiese sido un poco más interesante que los reunieran profundizando un poco más en cada personaje, más que todo en Sho (Philip Zhao), Daito (Win Morisaki), e incluso en Aech (Lena Waithe) que es la que más vemos en pantalla luego de los protagonistas.

Por su parte Ben Mendelsohn logra entregarnos un buen villano, Sorrento, con un estilo muy caricaturesco, pero que se agradece porque va muy bien con el ambiente de la trama de la película. También tengo que nombrarles a su secuáz I-R0k (T.J. Miller) que si bien no dura mucho tiempo en escena, cuando lo hace no deja de brillar con un gran toque de comedia.

En conclusión, no puedo evitar recomendarles abiertamente Ready Player One. Pero ojo, es una película que puede disfrutar mucho más una persona que haya vivido y disfrutado la cultura pop de los ochenta en general. De resto se van a encontrar con un film ligero, divertido, de muchísima acción, y con un gran contenido filosófico intrínseco digno de reflexión, que se adapta muy bien a la realidad que vivimos actualmente, donde estamos tan sumergidos dentro de la tecnología que pareciera por momentos que subestimamos la realidad y las conexiones humanas.