Reseña de Pantera Negra de Marvel Studios: 242.2 millones de dólares de taquilla en su primer fin de semana

El estreno de Pantera Negra ha llegado, rompiendo récord de taquilla en su primer fin de semana recaudando uno 242.2 millones de dólares, un suma que le pisa los talones a Star Wars: El despertar de la fuerza que logró 288.1 millones de dólares y que supera al más reciente capítulo de la franquicia Star Wars: Los últimos Jedi con 241.6 millones de dólares en su fin de semana de estreno. Quizá nadie tenía tantas espectativas de esta película, incluso había quienes la consideraban una antesala débil para Avengers: Infinity War. Lo cierto es que Pantera Negra está dando mucho de qué hablar y a continuación te daré mi sincera reseña de la película (advertencia de spoilers a partir de este punto).

Pantera Negra es una película completamente diferente a la fórmula que Marvel Studios nos tenía acostumbrados. Probablemente Ryan Coogler pudo tener la libertad suficiente como director para darle un sabor diferente al film, imprenándolo de la cultura africana y sus tradiciones para mostrarnos un Wakanda en su máximo esplendor.

La comedia pasa a un segundo plano en Pantera Negra, cosa que no parece propia de las películas de Marvel Studios actualmente, pero que se agradece, porque el personaje de T’Challa interpretado por Chadwick Boseman es rey de Wakanda y su personalidad dista mucho de otros personajes cargados de humor como Tony Starks con su personalidad irónica y pedante o hasta el mismo Thor con sus reacciones ingenuas. El toque de comedia que inyectaron en Pantera Negra tiene un bajo nivel que permite que la acción de la trama tome el protagonismo.

Si algo hay que elogiar de esta película son sus escenas de acción. Las coreografías de las peleas son excepcionales y con un estilo único de combate que no hemos visto en otros superhéroes del Universo Cinematográfico de Marvel. La mención especial en combate se la lleva Okoye interpretada impecablemente por Danai Gurira, una mujer guerrera de Wakanda protectora del rey que derrocha más temple y gallardía que el mismo T’Challa. Quisiera ver más de Okoye en próximas películas.

El enemigo principal de la película, Erik Killmonger interpretado por Michael B. Jordan, tiene muy buen background, sus motivaciones son bastante convincentes, e incluso logra generar cierta empatía con sus argumentos. Probablemente Killmonger sea la mejor interpretación de Jordan en una película de supehéroes, pero lamentablemente decidieron matarlo de una manera innecesaria. Killmonger pudo quedar preso en Wakanda, y dejarlo como un buen comodín a utilizar en Infinity War, pero ya Marvel Studios tendrá sus razones para dejarlo ir.

Otra perdida lamentable es la de Ulysses Klaue interpretando Andy Serkis, un carismático enemigo de Pantera Negra que nos mantiene entretenidos durante los primeros minutos de la película. Lamentablemente, no volveremos a ver a Klaue, ya que muere a manos de Killmonger, pero el tiempo que dura en pantalla no tiene pérdida.

En cuanto a la ambientación y vestuario la película no tiene igual. Los paisajes son alucinantes y los personajes visten trajes y accesorios que reflejan las tradiciones del continente africano en diversas situaciones, bien sea de homenaje, celebración, duelo, etc.

La banda sonora de la película está muy influenciada por el folklore africano. Quizá nos hicieron pensar desde los trailers que estaría lleno de música hip hop, pero no es así.

Ahora, con respecto a los aspectos negativos de la película, les podría decir que quizá para muchos pueda parecer un poco lenta en ciertas escenas cargadas con mucho diálogo, ya que absolutamente todo es explicado. El director no dejó casi nada a la interpretación de la audiencia. Por otra parte, aunque menos importante, pareciera que el factor de la diversidad no tuvo mayor relavancia en este film, al menos a lo que nos tiene acostumbrados Disney y Marvel con sus películas en las que vemos aparecer en escena personajes de diferentes etnias y diferentes preferencias sexuales.

En conclusión, el éxito de Pantera Negra está bien fundado. Es una película que muchos subestimaron y resultó ser un film muy bien logrado que se congracia con la comunidad afroamericana y tiene un fuerte mensaje de crítica a la política del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desde sus similitudes en la forma arbitraría y violenta de actual del antagonista Killmonger, hasta con el diálogo directo de T’Challa en el que expone la idea de que “los sabios crean puentes, mientras que los tontos crean muros”.