Mujer Maravilla es la mejor película de Superheroína de todos los tiempos

Después de haber visto en el cine Mujer Maravilla (Wonder Woman) protagonizada por Gal Gadot y dirigida por Patty Jenkins, llegué a la conclusión que es la mejor película de Superheroína de todos los tiempos, es más, posiblemente sea considerada la mejor película de origen de un superhéroe en general de la última década. A continuación, les expongo el por qué de mi conclusión, no sin antes advertirles que hablaré acerca de la película con spoilers para poder expresarme mejor.

Creo que la principal estrella de la película ha sido Patty Jenkins, se nota en la edición final del film que estuvo presente en cada detalle de la historia. Jenkins no sólo se preocupó por presentarnos la historia de origen de la Mujer Maravilla, sino que nos expuso de una manera muy audáz cómo una mujer se convierte en héroe sin estar haciendo comparativas de género ni haciendo demostraciones feministas extremas. Hay un equilibrio muy sabio en cada diálogo que sostiene la Mujer Maravilla con los demás personajes que nos deja ver una posición inteligente con respecto a la igualdad de géneros y nos deja una moraleja brillante, como cuando vemos que Steve Trevor (Chris Pine) se encuentra preocupado por llegar a Londreas para buscar a los hombres que puedan acabar con la guerra y escuchamos a la princesa Diana decirle que “ella es el hombre” que puede acabar con la guerra.

En ese sentido la película rompe con los estereotipos sexistas de la sociedad, pero sin hacer mucho incapié en ello, sólo nos expone la verdad entre líneas mientras no cuenta la aventura increíble de la Amazonas elegida para acabar con Ares, el Dios de la Guerra.

Las escenas de acción en mi opinión son impecables, no sólo por el hecho que hayan creado todo un estilo de pelea adecuado a los principios de la Mujer Maravilla (y de cualquier mujer básicamente), que no busca matar, humillar, ni hacer daño desmedido, sino repeler e inhabilitar al enemigo, sino porque la acción se desarrolla con muchas tomas abiertas que dejan ver realmente lo que ocurre, sin tantos close-ups y cortes violentos, y con un uso equilibrado de CGI.

En donde vemos que el CGI sale a relucir más en la película, es en la batalla épica entre la Mujer Maravilla y su hermano Ares. Obviamente, en este tipo de batallas descomunales no queda más que confiar en el trabajo de los animadores, que lo hicieron bastante bien, manteniendo la batalla con mucho de cuerpo a cuerpo sin llegar a demostraciones de poderes que no sean fieles a los comics, como quizá vimos ocurrir en la batalla de Superman, Batman y Mujer Maravilla contra Doomsday en Batman v Superman, en donde Doomsday lanzaba unas explosiones de energía que no fueron del total agrado del público.

Resulta evidente a estas alturas que esta película es la mejor del Universo Extendido de DC. Lástima que sólo es una película de origen y no tiene mucha relación o influencia con el resto de la historia que se va a desenvolver en la Liga de la Justicia.

En cuanto a las actuaciones, Gal Gadot se roba el show por completo, mas no se debe al tiempo de cámara del personaje, se debe a la carisma con la que interpretó cada escena y esa química tan natural que hace Gadot con el rol de la princesa Diana, es como si la Mujer Maravilla siempre hubiese sido Gal Gadot, nadie se cuestiona si alguna mujer lo hubiese hecho mejor, Gadot abraza al personaje y le inyecta toda su belleza e inocencia, pero sin dejarla de hacer ver determinada, fuerte y aguerrida. La Mujer Maravilla que nos ha presentado Gadot es una mujer que se encanta de ver a un bebé, se enamora de un hombre justo, alucina con un delicioso helado, pero no deja de partirle el trasero a quien se lo merezca.

Gal Gadot me hizo recordar mucho a la sensación que me da ver las antiguas películas de Superman protagonizadas por Christopher Reeve (September 25, 1952 – October 10, 2004), en donde a pesar de no ser un hombre corpulento, lograba representar con gran carisma y química al hombre más poderoso del mundo en cuatro películas.

El resto de las actuaciones me parece que estuvieron bastante bien. Chris Pine lo hizo excelente y la muerte de su personaje, aunque duele, se justifica porque le da el impulso que necesitaba la princesa Diana para terminar de convertirse en la “Mujer Maravilla”.

Por parte de los villanos, la Doctora Veneno (Elena Anaya) y el General Erich Ludendorff (Danny Huston) le dan un buen toque de comic a la película con sus escenas de planes malvados. Adicionalmente, Ludendorff logra darle un gran giro a la historia luego de una batalla contra la Mujer Maravilla que sirve de aperitivo antes del plato fuerte contra Ares.

Lo que me lleva a hablar de la única parte del elenco que no logró convencerme del todo. El personaje de Ares, interpretado por David Thewlis, me parece que logra lo que buscaba en un principio, que es tratar de ocultar en la trama la identidad del Dios de la Guerra. Nadie se imaginaría que Thewlis sería Ares (a menos que haya visto los spoilers antes de la película). Pero una vez que se descubre que Thewlis es Ares, me parece que el actor no logra “llenar la armadura” del Dios de la Guerra por completo. Sobretodo si se le compara contra Gal Gadot quien descubre que es la Diosa “Mata Dioses” y nadie duda de ello con su representación tan espléndida del personaje.

En conclusión, la Mujer Maravilla es posiblemente la mejor película de origen de superhéroe de la última década, y sin lugar a dudas es lo mejor que nos ha entregado DC y Warner Bros, además de que el film desde su estreno ya se ha consagrado como la mejor película de superheroína en la historia del cine. No puedo esperar a ver de nuevo a Gal Gadot como la Mujer Maravilla en la Liga de la Justicia.