Reseña de Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar (con spoilers)

Te traemos nuestra reseña de “Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar”, la quinta entrega de la famosa saga de piratas de Walt Disney Pictures protagonizada por Johnny Depp. Un estreno esperadísimo de este año, que llega después de 6 años desde su película predecesora que se tituló “Navegando Aguas Misteriosas” (2011). Te advertimos que la reseña a continuación contiene spoilers.

La Venganza de Salazar es un film que le sigue haciendo justicia a la saga de Piratas del Caribe, Disney nos entrega una vez más la misma fórmula que ha causado el éxito de esta serie de películas. Un Jack Sparrow ebrio que se sale con la suya de las maneras más alocadas y una aventura llena de magia y misterio que envuelve a los personajes en la trama.

Los promeros 30 minutos de la película serán los favoritos de muchos, ya que abre con la introducción de Henry (Brenton Thwaites) y el Capitán Salazar (Javier Bardem), para luego pasar a una divertidísima escena del robo de un banco que rápidamente se transforma en una persecución y más tarde en una ejecución en la que tendrán que salvar a Sparrow, acusado de ladrón; y a la bella Carina Smyth (Kaya Scodelario), quien es acusada de ser bruja por ser una mujer con grandes conocimientos científicos y astronómicos.

La acción se desborda en esos primeros minutos, llena de humor y de el suspenso por conocer la forma en la que nuestros protagonistas lograrán salvar el pellejo.

Luego de esa inyección de adrenalina, el ritmo de la película decae un poco. Empezando a construir los cimientos de la trama.

En líneas generales todos los actores lograron su cometido, dejar huella con sus personajes en nuestra memoria, hay escenas en las que brillan cada uno de ellos. Saliendo a relucir por supuesto, Sparrow y su fiel “enemigo-compañero”, el capitán Barbossa (Geoffrey Rush).

Carina también se convierte en un personaje con el que rápidamente hacemos empatía, a diferencia del personaje de Henry, un rol que posiblemente se le complicó un poco a Thwaites, quien no logra convencer del todo de las emociones y acciones de su personaje.

Salazar es un villano ejemplar, quizá uno de los más crueles de los que hemos visto en esta saga. Con su costumbre de matar a todos los tripulantes de los barcos que embiste y dejar sólo a uno vivo para que cuente la historia, nos hace entender el título del film en inglés, “Dead Man Tell no Tales”, que en español rezaría algo como “Los Muertos no Cuentan Cuentos”.

El final de la película puede parecer un poco predecible, pero no es para menos, porque ya estamos acostumbrado a esos finales con las 4 entregas anteriores. En ese sentido no hay mucho que esperar. Sin embargo, hay algo que nos toma por sorpresa: la muerte de Barbossa. Esto es un hecho que nadie se esperaba y que además reivindica al personaje, dotándolo de una gloria heróica al morir salvando a Carina de las manos de Salazar, porque Barbossa sabe que ella es su hija.

La muerte de Barbossa es sorpresiva y puede parecer innecesaria a estas alturas. Pero lo más probable es que quieran que Carina (quien adopta el apellido de su padre) ocupe el lugar de este personaje en las futuras entregas, como una mujer pirata veterana de las estrellas y el método científico.

Por último, sólo hay una parte de la película que no tiene mucho sentido. Se trata del momento en que Salazar destruye la embarcación de un capitán español que mantiene prisioneros a la tripulación de Sparrow. Podemos ver como el barco fantasma de Salazar devora al español, y este explota en llamas. Sin embargo, minutos más tarde aparece la tripulación de Sparrow viva, siendo prisioneros de Salazar y alzándose para ayudar a derrotarlo. Esto no tiene mucha lógica, porque Salazar es un hombre que sólo deja a un hombre vivo para que cuente la historia, ¿no?

Haciendo a un lado ese detalle, los directores Joachim Rønning y Espen Sandberg no los van a decepcionar con esta película. No dejen de verla, porque se van a divertir. Eso sí, antes de verla, lo mejor es que vean las películas anteriores, más que todo para que puedan refrescar la parte de la historia que tiene que ver con Will Turner, el padre de Henry, quien regresa al final de esta entrega libre de la maldición que lo ataba al barco “Holandés”. Por lo menos ya no quedan cabos sueltos con ese personaje y ahora podría tener una mayor participación en las películas por venir de la saga.