El impacto de Instagram en los jóvenes adolescentes

Instagram es probablemente la red social que ha tenido un crecimiento más acelerado de todas desde su nacimiento. No es para menos, si tomamos en cuenta que Instagram se basó en principio en la funcionalidad de compartir imágenes acompañadas de texto y etiquetas, una función que ya era posible de realizar en otras redes sociales como Twitter y Facebook, pero que no se encontraba inmersa en una red especialmente concebida para ello. Desde su creación, Instagram pasó rápidamente de ser una red de fotógrafos y aficionados a la fotografía, a una red social para todo aquel que sencillamente quería compartir una captura en imagen y posteriormente en video. Es por ello que se ganó el corazón de los jóvenes en muy poco tiempo, ya que les permitía ir directamente al grano, exponer en un sólo lugar todo lo que querían mostrar de su vida y a su vez encontrar en un sólo lugar todo lo que querían ver de una persona.

La moda de Instagram sigue expandiéndose, ahora con nuevas funcionalidades como compartir historias en los perfiles de los usuarios, dándole un toque rejuvenecedor y competivo ante otras aplicaciones como la archi-conocida originaria de este concepto, Snapchat.

Instagram es sin duda, una red que está llena de personas de todas las edades, pero que es de gran impacto en los jóvenes adolescentes, ya que da esa sensación de ser una red social juvenil.

Podemos ver perfiles de adolescentes que llegan a tener más seguidores de los que capaz se sienten capaces de “controlar” o mantener. Creando así en los jóvenes un efecto como de compromiso con sus seguidores, mantenerlos al tanto de las últimas capturas de las vivencias más divertidas, cool, alocadas, coloridas, bellas y/o fascinantes de sus vidas.

Pero esto no es todo color de rosas, porque ese mismo poder de impacto de Instagram sobre estos jóvenes deja la puerta cómodamente abierta para la nueva forma de acoso: el cyber-bullying.

Los jóvenes pueden llegar a deprimirse severamente por que se llegue a divulgar en Instagram alguna captura suya degradante o en tono de burla. Hasta dónde puede llegar el bullying una vez que se viraliza este tipo de contenido en Instagram entre los jóvenes, es difícil de determinar. Algunas víctimas del cyber bullying pueden llegar a considerar incluso el suicidio como una forma de escaparse del acoso mientras se encuentran sumergidos en un cuadro de depresión del que no saben cómo salirse.

Así que quien piense que Instagram sencillamente es un gran álbum fotográfico, está súmamente equivocado. Su impacto es bastante profundo en las personas jóvenes y sus círculos sociales y se va atenuando a medida que el usuario es capaz de razonar con un criterio adulto, sin dejarse afectar por las dependencias psicológicas que puede crear el uso inadecuado de esta red social y la influencia que pueden tener los contactos seguidos y los seguidores.

Para esta red social no es suficiente una guía de inicio en Instagram, los adolescentes viven el ahora de una manera muy intensa, por ello es conveniente brindarles una vía de orientación adicional que los ayude a sobrellevar sus propias emociones y pensamientos, como pueden encontrarla en organizaciones especializadas (LineaLibre.cl, paraelbullying.cl, por nombrar un par) donde pueden asistirlos profesionalmente con todas las inquietudes que los puedan llegar a perturbar.

Instagram es perfecto para inmortalizar un momento. Por eso mismo puede llegar a ser tan peligroso para la mente adolescente. Porque cuando se es adolescente todo parece eterno, un problema parece que no tiene solución, un desamor parece que no tiene fin, una pena parece una maldición.

Para concluir, debo decir que la intención del artículo no es satanizar Instagram ni hacer ver que es una red social que perjudica a todos los jóvenes. La intención es que podamos comprender la importancia del impacto de una red social como Instagram en los jóvenes de la sociedad, y ya en conocimiento de causa, poder aplicar las acciones preventivas para que el impacto de esa red en nuestros adolescentes no llegue a ser negativo.

Toda red social es una herramienta de creación o destrucción en sí misma, su buen uso o mal uso es lo que realmente determinará las consecuencias beneficiosas o perjudiciales que algún usuario pueda llegar a tener.