Reseña de Ghost in the Shell, la mejor adaptación americana de un anime

Luego de ver el screening de prensa de Ghost in the Shell (La Vigilante del Futuro) me atrevo a decir que es la mejor adaptación americana basada en un anime o manga que haya visto. El nivel de detalle de la ambientación de la película es espectacular. Les advierto que en esta reseña se podrán encontrar con algunos pequeños spoilers, pero muy sutiles en realidad.

Scarlett Johansson parece haber nacido para interpretar a Mayor (Motoko Kusanagi), haciendo a un lado lo hermosa que es la actriz, logra proyectar ese caracter temerario del personaje a la perfección. Desde que inicia la película nos sumerge por completo en el dilema existencial de Mayor con sólo una mirada. Una interpretación impecable sin duda.

El resto del elenco no se queda atrás. Los personajes más resaltantes en su interpretación son Batou (Pilou Asbæk) y Aramaki (Takeshi Kitano), fieles compañeros de Mayor, que logran ganarse el cariño de la audiencia.

La trama se desarrolla con un tenue suspenso muy bien enlazado con las escenas de acción. Probablemente la mejor escena de la película en cuanto a diálogos, suspenso e interpretación, sea la del primer encuentro de Mayor con Hideo Kuze (Michael Pitt), el personaje enigmático que ayuda a Mayor a esclarecer el resto de los recuerdos de su “fantasma”.

El director Rupert Sanders logró un excelente trabajo de fotografía en cada toma de la película, es como si estuviésemos leyendo el manga, podrían poner pausa con los ojos cerrados en cualquier momento y obtendrías una captura asombrosa.

Se nota que la producción quiso mantenerse muy apegada a la creación de Masamune Shirow (escritor del manga original de Ghost in the Shell). El film la verdad es que está muy redondito de principio a fin, de hecho quizá tanto, que me dejó esa sensación que no veremos una secuela, aunque espero estar equivocado al respecto, porque sinceramente me gustaría ver mucho más de Scarlett Johansson protagonizando otras aventuras de Mayor.