Reseña de la nueva película de acción real de Disney, La Bella y la Bestia

La nueva adaptación en acción real del clásico animado de Disney, La Bella y la Bestia, protagonizada por Emma Watson y Dan Stevens, llegó a la gran pantalla este 17 de Marzo. Luego de haber asistido al screening de prensa les puedo decir que para muchos, esta producción será considerada la mejor de las adaptaciones al cine que Disney ha realizado sobre alguna de sus clásicas historias animadas. Debo advertir antes de continuar, para todos aquellos que no han visto la película, que en esta reseña te vas a topar con algunos spoilers.

Si llegaste a ver el clásico animado de Disney, la verdad es que esta adaptación no te decepcionará, porque a nivel musical incluye todos los grandes momentos que vimos en la película animada de 1991. La entrada con el canto armonioso de la Bella, el canto animado en el bar con LeFou y Gastón, la encantadora cena organizada por Lumiere y Ding Dong, y por supuesto la célebre danza entre la Bella y la Bestia en el gran salón del castillo.

De todas las escenas épicas las mejores en mi opinión son las del bar con Gastón y su fiel compañero LeFou, y la de la espléndida cena en la que desfilan todos los personajes del castillo al ritmo del canto de Lumiere. Esas dos escenas se llevan el show por completo en esta adaptación al cine. Tanto así, que llegan a opacar emotivamente a la famosa escena del baile en el gran salón entre los protagonistas, un baile que sigue siendo espléndido, pero que no causa el impacto visual de las otras escenas, aunque las iguale sin duda en su impacto musical con la canción clásica de la Bella y la Bestia interpretada en inglés por Emma Thomson en la película, y por Ariana Grande y John Legend para el tema promocional.

En cuanto a los personajes, debo comenzar diciendo que LeFou y Gastón se roban el show por completo. De hecho, hubo mucho revuelo en las críticas antes de este estreno con respecto a la introducción del personaje LeFlue como gay en la película, sin embargo, la interpretación de Josh Gad es grandiosa y divertida, logra darle ese toque al personaje que era necesario para dejar a un lado el tabú respecto a su sexualidad, cosa que pasa a un segundo plano de una forma natural y se mezcla en la trama perfectamente junto con el resto de los personajes.

Por su parte, Luke Evans interpretó impecablemente a Gastón, con una actuación exagerada y hasta un poco teatral si se quiere, pero que le viene de anillo al dedo al personaje, de hecho, si hubiese que elegir algún personaje como el mejor adaptado al cine, lo más probable es que resulte ser Gastón el favorito de muchos.

En cuanto a Lumiere y Ding Dong, el talentoso Ewan McGregor y el veterano Ian McKellen hicieron un gran trabajo. Lograron proyectar esa energía entre los personajes de la mansión, haciendo de cada una de sus escenas algo inolvidable. Luego de escuchar sus voces, uno espera el final ansioso del film para poder ver finalmente a este par de gran actores cuando finalmente vuelven a ser humanos sus personajes.

Ahora, hablando con respecto a la pareja protagonista, no quiero decir que estoy un tanto decepcionado, pero sí que creo que lo pudieron hacer mejor. Sobretodo en el caso de la interpretación de Emma Watson como Bella, que si bien es cierto que se ve hermosa en los trajes del personaje, le faltaba algo más de emoción para cautivarnos en cada escena. Al fin y al cabo, no se siente a Bella brillar como brillan Gastón, LeFLue, Lumiere y Ding Dong, y eso no es algo esperado. En cuanto a la Bestia, me parece que ocurre algo parecido, pero no tanto por la responsabilidad de Dan Stevens, sino más bien por la calidad del CGI que utilizaron para representar al personaje, en mi opinión en muchas escenas la Bestia contrasta mucho contra los actores reales, le falta como ese toque de realismo que vemos en películas en las que uno no puede creer que hayan podido recrear un monstruo que parece tan real como cualquier ser vivo (para muestra de esto, basta con que vayan a ver Kong: La Isla Calavera).

Haciendo a un lado ese par de observaciones, el director Bill Condon logró crear una adaptación genial, que además expande musicalmente al clásico original con unas cuantas canciones, que no llegan a ser tan impactactes como las que ya conocemos, pero que dejan un valor agregado al film. También Condon agregó algunas escenas interesantes que nos dejan conocer más a los personajes, como la referencia a la difunta madre de Bella y el por qué su padre la había abandonado.

Por último, la canción de Celine Dion, “How Does A Moment Last Forever”, hará que te quedes a ver los créditos mientras te despides de todos los personajes de esta hermosa película que sin duda, se convertirá en un clásico de grandes y chicos.