Todo lo que se sabe acerca del decreto de Donald Trump que prohíbe la entrada de refugiados y ciudadanos de 7 países musulmanes a los Estados Unidos

El viernes 27 de Enero el presidente norteamericano, Donald Trump, firmó un decreto que prohíbe la entrada a Estados Unidos a los viajeros de siete países de mayoría de población musulmana durante un periodo de 90 días y suspende la admisión de refugiados durante 120 días. Los países afectados son Irán, Iraq, Siria, Sudán, Libia, Yemen y Somalia. Además, limita el número de refugiados que podrán llegar a Estados Unidos durante el año fiscal 2017 en 50.000, menos de la mitad del nivel actual que está en 110.000. Esta medida radical ha causado protestas y enfrentado recursos legales en EE.UU.

“Estoy estableciendo nuevas medidas de revisión para mantener a los terroristas radicales islamistas fuera de Estados Unidos. No los queremos aquí.”, fueron las palabras de Trump durante la firma del decreto en el Pentágono.

La orden generó confusión en los aeropuertos estadounidenses el sábado cuando personas de esos países fueron detenidas al llegar a Estados Unidos. También originó protestas en varios aeropuertos en apoyo a los inmigrantes y contra el decreto, según reporta CNN.

Hasta el sábado por la noche, 109 personas no habían podido entrar a Estados Unidos con base en el decreto, de acuerdo con el Departamento de Seguridad Nacional. No está claro cuántas de esas personas continúan detenidas y cuántas fueron sacadas del país.

¿Es esta prohibición legal?

Los presidentes tienen un amplio poder en la configuración de la política de inmigración, pero muchos críticos sienten que partes del decreto de Trump son inconstitucionales y discriminatorias. Ya ha habido reacción en los tribunales.

Un juez federal de Nueva York concedió una suspensión de emergencia para los ciudadanos de los países incluidos en la prohibición para que no puedan ser sacadas de Estados Unidos. Un tribunal federal en el estado de Washington emitió una suspensión que prohíbe que los viajeros detenidos allí sean enviados a sus países de origen. Jueces federales en Boston ordenaron el domingo por la mañana que agentes no puede detener a una persona con base en el decreto de Trump.

El Departamento de Seguridad Nacional dijo el domingo que cumpliría con las órdenes judiciales de no deportar a los viajeros detenidos.

¿Por qué fueron elegidos esos siete países?

Funcionarios de la Casa Blanca dijeron que los siete países incluidos en la orden ejecutiva ya habían sido considerados por el gobierno de Obama como “países de interés” por terrorismo. En diciembre de 2015, Obama convirtió en ley una medida que establecía algunas restricciones para ciertos viajeros procedentes de Irán, Iraq, Sudán o Siria. Un par de meses más tarde, se añadieron Libia, Somalia y Yemen.

Ninguna de las naciones de las que procedieron los secuestradores del 11-S – Arabia Saudita, Egipto, Estados Árabes Unidos y Líbano- están en la lista.

¿Cuál ha sido la respuesta?

Es global. Cientos se presentaron en los aeropuertos de todo el país, desde Nueva York a Atlanta, Dallas y Seattle, para protestar. Multitudes se reunieron frente a la Casa Blanca.

Líderes extranjeros criticaron la prohibición. La primera ministra británica, Theresa May, dijo que “no estamos de acuerdo con este tipo de enfoque”. La canciller alemana, Angela Merkel, llamó a Trump y le recordó las obligaciones de Estados Unidos con respecto a los refugiados en virtud de los Convenios de Ginebra. El alcalde de Londres, Sadiq Khan, calificó la prohibición de “vergonzosa y cruel”.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, tuiteó que los refugiados eran bienvenidos en Canadá. Incluso algunos miembros del propio partido del presidente lo criticaron. Los senadores John McCain y Lindsey Graham dijeron que la prohibición sólo ayudaría a ISIS y otros grupos militantes a reclutar más terroristas.

¿Qué viene después de esta medida?

Que lleguen más demandas contra el decreto es casi una certeza.

Sin embargo, la Casa Blanca también está considerando pedir a los visitantes extranjeros revelar todas las redes sociales y sitios web que visitan, así como compartir todos los contactos en sus teléfonos celulares. Si los visitantes extranjeros se niegan a compartir dicha información, se les podría prohibir la entrada.

El jefe de gabinete, Reince Priebus, dijo que más países podrían ser añadidos al decreto más tarde.

¿Cuál es tu opinión respecto a esta drástica medida de inmigración del presidente Donald Trump?