El modismo del “Sexting” y sus consecuencias

sexting

El Sexting se ha convertido en un fenómeno global, seguramente ya has oído hablar de él, pero con otro nombre. Simplemente es el envío de mensajes, fotos o videos con un contenido sexual por medios electrónicos; mayormente equipos celulares. Práctica que conlleva una serie de riesgos y que cada día se extiende más al uso de otras aplicaciones.

No es algo nuevo, más bien su uso se ha popularizado al igual que su peligro, ya que una vez que envías una imagen ya no te pertenece y lo que pueda ocurrir con ella está fuera de tu control. Actualmente va en aumento en los adolescentes, que según encuestas hasta un 30% reconoce haberse tomado fotos subidas de tono y haberlas enviado por teléfono o correo electrónico y el 58% admite que había recibido una petición de una fotografía suya en esa onda. Puede llegar a parecer una práctica inofensiva que sólo involucra a la pareja enamorada, sin embargo, las imágenes seductoras pueden convertirse en un medio de extorsión, de bullying escolar o también pueden comercializarse en páginas de pornografía, siendo la principal víctima la persona que se muestra en las imágenes en caso de que muestre algo que la identifique. Debes tomar en cuenta que si envías una foto no salga tu rostro; toma en cuenta tu reputación y el respeto hacia tu persona y entorno.

Estudios

La organización ConnectSafely ha determinado en un estudio que las principales razones para producir y/o trasmitir sexting son el noviazgo, lucimiento, coqueteo, presión, impulsividad, venganza, chantaje o buscar intimidar. Dicha organización identifica los siguientes como los destinatarios más habituales de quienes generan el sexting: alguien que les gusta (21%); el novio o novia (20%); el ex novio/a (19%); amigos en general (18%); su mejor amigo/a (14%); desconocidos (11%); compañeros de clase (4%). Bastante Interesante.

Según un estudio del Centro de Investigación sobre Delitos contra los Niños de la Universidad de New Hampshire, la policía de los EE. UU. trató entre 2008 y 2009 un total de casi 3.500 casos de sexting de menores (1.750 casos por año), en los cuales concurrían circunstancias agravantes, tales como la participación de un adulto (36%) o actuación abusiva por parte de un menor (31%). De los casos en que había un adulto implicado, la mitad de esos adultos tenían entre 18 y 25 años. En un 5% de este tipo de casos eran los menores quienes enviaban sus desnudos a los adultos en busca de sexo, es decir, casi un 2% del total de casos analizados.

Riesgos

Sexting-2

Existen varios riesgos que usualmente no se toman en cuenta al hacer sexting, estos riesgos son particularmente ignorados por la gente más joven:

  • El caso de que una fotografía subida de tono salga del celular del protagonista de la misma es lo más común dentro de los riesgos, muchos piensan que la foto está de algún modo segura en el dispositivo, sin pensar en la pérdida del mismo o que alguien pueda verlo por equivocación.
  • La persona que recibe la foto pudiera publicarla una vez que la relación termine (todos los casos son distintos) ya que va a depender de los términos de la separación. Una fotografía de este tipo pudiera cambiar dramáticamente la vida de una persona, independientemente de la edad.
  • Se puede caer en chantajes o “sextorsión”, sí, como lo leen o también se pudiera caer en ciber-acoso (cyber-bullying). Ambos casos pudieran tener consecuencias graves. Lo que se publica en Internet se queda ahí para siempre. En el momento que enviaste la foto, ya no tienes control.

Así que piénsalo bien antes de caer en un modismo tan vacío como el Sexting. Y sí, sé que todos lo hemos realizado en algún momento en distintas proporciones, pero la mayoría de veces nos hemos arrepentido. Puedes hacerlo siempre y cuando sea de manera consciente y a sabiendas de que la persona involucrada es de plena confianza, con todo y eso no podemos tener garantía de que la foto esté completamente segura.

Referencias interesantes:

Tips for Dealing with Teen Sexting – ConnectSafely

Teen Sexting: troubling but don’t overreact – ConnectSafely