¡No eres tú, soy yo! La frase más cliché para terminar una relación

no-eres-tu-soy-yo

Podríamos decir, sin dudar ni equivocarnos, que esta es una de las frases más utilizadas a nivel de conflictos de parejas. Es una frase que habrás escuchado alguna vez o quizá varias y que, posiblemente, te dé una pista clara de lo que está a punto de ocurrir.

Esta frase suele ser, generalmente, la forma más sutil que tienen algunas personas de decir a sus parejas que las dejan, que la relación se da por terminada y que el amor se ha debilitado hasta desvanecerse. Es una de las frases más cliché que puede existir al momento de dar por terminada una relación… Señores, hay que ser un poco más originales.

Cuando las personas están a punto de acabar con una relación, sin importar el tiempo que tengan, lo primero que se les ocurre es decir esta oración para esconder muchas inconformidades y dar por hecho muchas cosas, como por ejemplo, el hecho de pensar que hace la ruptura “menos dolorosa”. iSi, Claro! No hay una forma eficaz de dar por finalizada una relación sin causar algún daño. Todos merecemos sinceridad y respeto. Pero con el “no eres tú, soy yo” pensamos que nuestra pareja no está sintiendo dolor en ese momento, puesto que cargamos sobre nuestras espaldas toda la culpa, toda la responsabilidad, sin pensar que en realidad, lo único que ocurre es que hemos dejado de amar a esa persona, y eso es lo que termina causando el mayor dolor.

images

A la hora de afrontar una ruptura, solemos pasar por falta de comprensión, rabia, tristeza o decepción. Esta célebre frase, lo que hace es que todo quede en el aire y no llegamos a comprender muy bien qué ha ocurrido, y eso no es bueno. Si ya no nos aman, merecemos saberlo. Si decimos que el problema está en nosotros mismos, nuestra pareja ya no puede hacer absolutamente nada, salvo aceptarlo. Todo se le escapa de las manos porque hemos levantado un muro que no puede cruzar. Esa expresión, es posiblemente la excusa más vacía e inmadura de una relación de pareja. Es importante que no caigas nunca en el error de utilizar este recurso, porque con ello sólo demuestras que tienes una baja capacidad para afrontar los problemas, falta de valentía y madurez, y sobretodo, una escasa inteligencia emocional, ya que básicamente estas jugando con los sentimientos de la otra persona al dejarla sin exponer claramente la verdadera razón de la ruptura.

Por otra parte, es mejor que jamás des por finalizada una relación por mensajes, por teléfono y aún menos mediante las redes sociales, provocando que terceras personas conozcan también esa información que es muy privada. Lo ideal es hablar cara a cara con la persona, mostrándole una sinceridad absoluta, aunque le haga daño. Es la verdad y como tal debe asumirse, alejándonos de usar la muletilla de esa frase tan común. No alces la voz, argumenta las cosas con calma y de modo preciso. Si lo deseas, puedes prepararte antes con respecto a lo que vas a decir. No busques culpables. Simplemente, sé sincero, eso ayudará a que ambas personas lleguen a un acuerdo y les servirá de aprendizaje para las relaciones a futuro.