La moda de los “HeteroFlexibles”

hetero-flex

¿Quién no ha escuchado alguna vez este término a lo largo de su vida?, O mejor dicho, ¿Han tenido oportunidad de interactuar con personas que encajen perfectamente con está descripción?

A menudo escuchamos decir que las mujeres tienen mayor flexibilidad para experimentar con otras chicas, sin asumirse como lesbianas por esta razón. Sin embargo, un número bastante alto en la actualidad de estudios y testimonios demuestra que los hombres también han buscado formas de expresar un deseo carnal hacia otros hombres sin asumir una identidad plenamente homosexual. ¿Les suena conocido?

La liberación sexual diariamente va en constante crecimiento. Las nuevas generaciones, en general, asumen con total naturalidad  términos como bi, trans, homo y tantos otros géneros, que años atrás eran un tabú. Los Heteroflexibles se definen como heterosexuales y, en cierta forma, lo son. Los encuentros esporádicos que buscan son totalmente “libres y sin compromisos emocionales”. No son bisexuales. No se enamoran de sus parejas y mucho menos ventilan sus preferencias ni desean a los dos sexos por igual.

Para la mayoría de los gays, los heteroflexibles son excelentes amantes. Y es que, como sus encuentros son bastantes esporádicos, en secreto y con tanta curiosidad, llegan a darlo todo. Se dejan, disfrutan, y gran porcentaje de veces, quieren más.

heteroflex-nlp

El heteroflexible disfruta de esta práctica y lo hace por diversión, para salir de su rutina marital, por aprender, por curiosidad y tantos otros motivos personales que hasta hoy en día puedan existir. Ellos aseguran muchas veces, ser heterosexuales “normales”, y es que para el ojo público en su cotidianidad es así, ya que normalmente tienen esposas, novias e intiman con personas del sexo opuesto en su vida diaria, pero muchas veces logran mantener a las espaldas de sus parejas y de modo ocasional, relaciones íntimas con personas de su mismo sexo. El objetivo es tener aventuras pasionales sin compromisos, ni ataduras emocionales y mucho menos obligaciones de pareja con estos amantes varones y en la mayoría de los casos, son encuentros que suelen caracterizarse por la presencia de alguna fiesta e incluso de alcohol, elemento que ayuda a la desinhibición de la persona.

Aunque la heteroflexibilidad podría entenderse como un grado de bisexualidad, los expertos señalan que no tiene por qué ser así necesariamente. En el caso de la bisexualidad se trata de una inclinación sexual. De hecho, los propios heteroflexibles niegan ser bisexuales, ya que no acostumbran a enamorarse de sus amantes del mismo sexo ni son fieles a ellos, en caso de que sea así, sí puede haber presencia de una conducta bisexual. Al mantener relaciones esporádicas con personas del mismo sexo, muchos se consideran heterosexuales con urgencias homosexuales. A ellos les gusta penetrar, incluso que su amante le practique sexo oral, pero nada de besos entre ambos. Interesante, ¿no?

A la vez, existe la Homoflexibilidad: las personas asumidas como gays o lesbianas que mantienen relaciones sexuales con personas del sexo opuesto. Explican los sexólogos, que en ocasiones son fantasías que finalmente se cumplen.

Heteroflexibilidad, bicuriosidad, homoflexibilidad, todos estos y muchos más son nuevos términos que surgen con la evolución del ser humano promovido por los nuevos papeles que adquieren las personas en el campo de la sexualidad. Surgen así otros tipos de relaciones, de categorías y de significados.

De seguro, todos estos términos se le hacen conocidos a más de uno, y si no, pues, aprendieron algo nuevo con este artículo.

iA disfrutar la sexualidad en su máxima expresión, pero sanamente!

Referencias interesantes: