¿Existe futuro en Venezuela?

Últimamente, me he dedicado a analizar la situación de Venezuela y las pocas oportunidades que ofrece para el progreso y aspiraciones personales, creo que la cosa no va con el gobierno, sino con la manera de pensar de la mayoría de los venezolanos.

Hay que dejar a un lado el conformismo y siempre tener metas propuestas y tratar de trazar una a una, manteniendo un alto nivel de optimismo. Todo es posible con empeño y dedicación, para el progreso de un país, no sólo un dirigente político hace el cambio, cada uno de nosotros interviene en ese cambio, un cambio que es en beneficio de todos.

Es triste ver que cada día son más jóvenes los que dejan el país al obtener su título universitario. Personas que con esfuerzo y constancia, lograron sacar su carrera, para que luego sus aspiraciones se reduzcan a un 15 y último (sueldo) que sólo sirve para sobrevivir. Al comenzar una carrera universitaria, el joven suele soñar en grande, cosa que es válida, el joven lucha por progresar, pero lamentablemente, en Venezuela, el progreso se ve muy lejos.

No es justo, que tengas que dejar tu país para poder cumplir tus sueños, tus metas, pero es la realidad de muchos venezolanos alojados en algún lugar del planeta, pocos tienen esa gran posibilidad, los que no, debemos rompernos el lomo para sobrevivir. Digo sobrevivir, por que la situación actual del país no está apta para vivir.

Logramos juntar dos meses de sueldo para poder comprar un electrodoméstico, tener una vivienda propia con tu sueldo es una cosa inalcanzable, cuando logras tener un carro con mucho esfuerzo, llegan y te roban, no sólo pierdes el carro, hasta la vida puedes perder.

¿A dónde iremos a parar?

Personalmente, deseo y lucho por tener una carrera universitaria, fuera de ello, cada día trato de aprender algo nuevo, algo que me resulte productivo, como popularmente se dice, buscando tigritos. Tengo muchas ideas, sueños y aspiraciones, pero, ¿será posible conseguir todo esto en Venezuela?, el país se está viniendo abajo, nadie quiere hacer nada por sacarlo de ese profundo abismo al que se sumerge cada día.

Puede que yo me ocupe de hacer algo, pero el conformismo de la mayoría de la población te desmotiva. Antes veía como última opción salir del país en busca de la realización de mis metas, primero por no tener posibilidades, y segundo porque soy venezolano, y me da tristeza todo esto, ahora, si se me llega a presentar la posibilidad de hacerlo, lo haré.