Ted Williams: El hombre con la voz de oro va camino a rehabilitación

El hombre con la voz de oro, Ted Williams, fue arrestado hace una semana tras haber tenido una acalorada disputa con su hija en un hotel de Hollywood. Ambos fueron detenidos y puestos en libertad sin cargos al poco tiempo. Sin embargo, su hija, Janey, confesó al show de TV Entertainment Tonight que había perdido los estribos porque su padre había recaído en la bebida.

Ya quienes conocen la historia de fama de Ted Williams saben que hace dos semanas pasó de ser un mendigo a tener casa y múltiples ofertas de trabajo muy buenas (entre ellas una propuesta para hacer una película con Jack Nicholson), con todos los medios haciéndole seguimiento. El salto a la fama de esta forma tan abrupta parece que ha quebrado a Williams, quien aseguraba que había estado desintoxicado del alcohol y las drogas durante dos años.

Aparentemente, no había estado limpio la cantidad de tiempo que afirmaba, y lo que sí es un hecho es que después de su ticket a la fama Williams había estado bebiendo.

En una entrevista con el Dr. Phil (show de TV donde Phil McGraw ofrece asesoramiento sobre “Estrategias de vida” de su experiencia como psicólogo clínico), Williams expuso sus deseos de hacer todo lo posible para desintoxicarse. El Dr. Phil McGraw sin titubear le hizo saber que su mejor opción es entrar directamente en rehabilitación si quiere encontrar el equilibrio mental, físico y espiritual para poder llevar su vida dignamente sin dejarse vencer por sus adicciones.

Es una lástima ver recaer a una persona en el alcohol, mucho más cuando apenas está comenzando a disfrutar de una segunda oportunidad que le ha dado la vida. De todas formas, esto es algo que podía ocurrir en cualquier momento, la lucha contra las adicciones en ningún caso es fácil y mucho menos cuando se pasa de la noche a la mañana a ser un personaje famoso de quien todo el mundo habla.

Esperemos que Williams ponga de su parte, sólo él puede tomar las riendas de su vida y llevarla por el camino adecuado. Ya la fortuna le ha sonreido, ahora sólo falta que sea él quien se ame a sí mismo.

[ad#Google Adsense-468x15ContentLinkunit]