Acerca de la ley contra videojuegos en Venezuela

ley contra videojuegos ffffuuuu

Una cosa como esta pareciera un chiste, lamentablemente no lo es. En octubre 2009 la Asamblea Nacional de Venezuela sancionó la Ley para la Prohibición de Videojuegos y Juguetes Bélicos, cuya finalidad es evitar la fabricación, importación, distribución, venta, renta y uso de videojuegos y juguetes bélicos de naturaleza violenta.

Es tan frustrante esta noticia que ni escribir al respecto me provocaba. Pero al cabo de un tiempo me di cuenta que ese es precisamente el efecto que desean causar en los ciudadanos, apatía, frustración, desmoralización, al punto que nadie sea capaz de reaccionar u opinar ante cualquier decisión del estado. Por eso he decidido aportar mis 2 centavos.

La excusa o motivación para aprobar la ley contra los videojuegos bélicos o de naturaleza violenta es hacer hacerlos responsables en parte de la violencia real que reina en Venezuela. Esto es algo absurdo.

Actualmente los videojuegos se han convertido en un entretenimiento para todas las edades, su industria ha crecido tanto que compite con la del cine. Ya sabemos que existen juegos destinados a infantes, unos para adolescentes y otros para adultos, tal cual cuando vamos al cine, no llevamos a nuestro hijo de 5 años a ver “Bastardos sin Gloria”, lo llevamos a ver “La Princesa y el Sapo”. He allí el detalle, cuando existe un sistema clasificado de censura (ESRB – Entertainment Software Rating Board), con edades recomendadas para los videojuegos, la responsabilidad queda de parte del padre o representante en decidir qué juegos comprar para su disfrute aparte de los que seleccione acordes para sus niños.

Si existe alguna persona que deje que su hijo menor juegue GTA IV, entonces estaría actuando irresponsablemente, porque un infante no tendría la conciencia para digerir la violencia expresada en el juego, de la misma forma que no está preparado para ver una película porno ni para leer las noticias de todos los asesinatos en Caracas…

Es labor de cada adulto velar por el bienestar de sus hijos. Por eso es que la ley está desviada de su objetivo. Si lo que desean es evitar que niños utilicen estos juegos entonces enfoquen la ley en evitar que se vendan, se distribuyan o alquilen directamente estos juegos violentos a menores de edad.

mercenaries 2 - parque central caracas
[ad#Google Adsense-468x15ContentLinkunit]

Ahora, la realidad es otra. Si revisan el video expuesto en la página de la asamblea nacional respecto a esta ley, van a saber a lo que me refiero. Exponen el juego Mercenarios 2, donde la temática gira entorno a un infiltrado en Venezuela para derrocar un dictador. Lo que podemos asumir es que el estado no quiere sentirse aludido en ningún contexto de las historias de los videojuegos. Algo totalmente descabellado que pareciera más la típica conducta de quien se siente culpable más que de quien no tiene nada que esconder.

En infinidad de juegos han salido historias donde el estereotipo de “los malos” proviene de diversas nacionalidades, rusos, mexicanos, americanos, cubanos, árabes, colombianos, asiáticos, italianos, etc. Así como también nos hemos cansado de ver (en juegos, películas, series, animes, etc.) como vuelan en pedazos la Casa Blanca, la Torre Eiffel, ciudades parcial o totalmente, e incluso el mundo entero. Tal cual como en las películas, los videojuegos se mueven en la ciencia ficción y son libres de recrear una historia donde las semejanzas con la realidad sean casuales o a libre interpretación del usuario. Repito, después de todo estos juegos vienen con su censura específica, así que quien los utiliza se supone que tiene el nivel de conciencia suficiente como para interpretarlos con criterio propio.

A fin de cuentas, si lo que disgusta a los miembros de la asamblea es que en Mercenarios 2 se pueda derribar las torres de parque central entonces podrían decidir vetar ese juego en particular, cosa que tampoco apoyaría yo personalmente (primero vetaría el lema de “patria, socialismo o muerte” que no se mueve en la ficción y sí tiene severas implicaciones violentas tangibles), pero que indiscutiblemente es preferible antes de generalizar y meter todos los videojuegos en un mismo saco al margen de la ley. Después de todo, esto no sería algo nuevo, en otros países han vetado películas, videos, productos, etc. con los que no están de acuerdo en distribuir, pero nunca generalizando.

Quizá para una persona que no haya crecido con la generación de los videojuegos debatir acerca de esta ley le pareciera algo tonto, pero realmente no lo es. Los videojuegos se han convertido en parte de la cultura de la nueva sociedad, grandes y chicos no sólo se entretienen, aprenden acerca de diversos temas gracias a los videojuegos, explorando situaciones que en la vida real no podría ser posible experimentar, desde estar presentes en la segunda guerra mundial, viajar a un futuro lejano, luchar contra una raza extraterrestre, hasta descifrar los acertijos del macabro plan del Joker. Son un ejercicio para la mente, instruyen, ejercitan, desarrollan habilidades matemáticas, abstractas, de ubicación espacial, enseñan idiomas, incentivan a la creatividad, funcionan como método antiestrés, ayudan a drenar sanamente impulsos violentos naturales y hasta expanden las perspectivas del razonamiento ético moral al darnos la posibilidad de ejercer acciones que en la vida real no nos atreveríamos.

Paseando por un centro comercial, pasé por una tienda de videojuegos y no pude contenerme en preguntar al dueño:

– Amigo disculpe la pregunta, pero ¿cómo se prepara con esto de la ley contra los videojuegos?

– Bueno, estoy esperando que salga en gaceta para recoger la parte de mi inventario que sea “ilegal” y trataré de venderlos por debajo de mesa hasta agotar la existencia.

– Y después, ¿traerá más videojuegos de ese estilo así sea para venderlos por catálogo?

– No. Sería demasiado problemático porque en la aduana van a estar decomisándolos, además de las multas… todo se complica. Traeré sólo aquellos que puedan ser legalmente distribuidos.

Con esto podemos ver las implicaciones económicas graves para los comerciantes, es una reacción en cadena donde el afectado final termina siendo el ciudadano común, porque este señor probablemente tenga menos ingresos de ahora en adelante y se vea obligado a disminuir su personal.

Señores, el problema real de la violencia está en las calles. La ignorancia y la necesidad forjan grandes criminales en los cerros de Caracas y en toda Venezuela. Aquellos que en la vida real llevan su día a día como el protagonista de GTA lo menos que han tocado en sus vidas es el control de una consola… crecieron en un ambiente sin ley que nada tiene que ver con los videojuegos. Ojalá enfocaran las causas reales del problema y no estuvieran tratando de evitar sentirse aludidos hoy por las historias de videojuegos, mañana quién sabe con qué.

Por lo pronto dejan en claro a Venezuela y al mundo entero que aquellos que imponen una ley no necesariamente están en lo correcto, e infringirla tampoco podría convertirte en un criminal real más que en una legislación producto de mentes estúpidas.

Esta es la opinión de un gamer desde temprana edad, un trabajador profesional y padre de familia.

“Mientras mas corrupto es el Estado, mas numerosas son las leyes.”

Cornelio Tácito

Clasificación de Censura de Software de la ESRB

EC (Early Childhood – Niñez Temprana): podría ser apto para niños mayores de 3 años.  No contienen ningún material que los padres encontrarían inapropiado.
E (Everyone – Todos): podría ser apto para niños mayores de 6 años. Los títulos de esta categoría podrían contener violencia mínima en dibujos animados, en fantasía o violencia ligera o uso poco frecuente de lenguaje ligero.
E10+ (Everyone Ten and Older – Toda Persona Mayor de 10 Años): podría ser apto para personas mayores de 10 años.  Los títulos de esta categoría podrían contener más violencia en dibujos animados, fantasía o violencia ligera, lenguaje ligero o temas mínimamente provocativos.
T (TEEN – Adolescentes): podría ser apto para personas mayores de 13 años. Los títulos de esta categoría podrían contener violencia, temas sugestivos, humor grosero, escenas minimamente sangrientas, apuestas simuladas o usa poco frecuente de lenguaje fuerte.
M (MATURE – Maduro): podría ser apto para personas mayores de 17 años.  Los títulos de esta categoría podrían contener violencia intensa, sangre y escenas sangrientas, contenido sexual o lenguaje fuerte.
AO (ADULTS ONLY – Adultos Únicamente): sólo debe ser jugado por  personas mayores de 18 años.  Los títulos de esta categoría podrían incluir escenas prolongadas de violencia intensa o contenido sexual gráfico y desnudez.
Clasificación Pendiente – El título ha sido presentado ante la ESRB y está en espera de su clasificación final.  (Este símbolo aparece únicamente en la publicidad realizada con anterioridad a la publicación de un juego.)

Enlaces relacionados:

Sitio Oficial de la ESRB

Asamblea Nacional de Venezuela – Sancionan ley que prohíbe videojuegos bélicos